Mostrando entradas con la etiqueta Tomás Campuzano. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Tomás Campuzano. Mostrar todas las entradas

jueves, 18 de junio de 2009

Hace 32 años… y nueve días más

Entre unas cosas y otras, se me pasó de largo que hace diez días, se cumplieron 32 años del último festejo dado en el hoy difunto como coso taurino de Las Arenas de Barcelona. Podrán preguntarse cuál es el interés de un habitante de este punto del altiplano mexicano en un asunto así. Pues bien, resulta que uno de los toreros que formaron ese, que al fin de cuentas resultaría ser el cartel postrero de esa plaza de toros, es nativo de Aguascalientes.

El arquitecto responsable de la obra fue el catalán August Font i Carreras, mentor de Antonio Gaudí y es de estilo neo mudéjar, su aforo fue de 14.893 espectadores. Costó en su día 1,650,000 pesetas, de los que 870,000 fueron el costo de los terrenos, mientras que las obras ascendieron a 780,000.

La Plaza de Las Arenas fue inaugurada el 29 de junio de 1900, con una corrida de 8 toros del Duque de Veragua, interviniendo los rejoneadores Ledesma y Grané, y los diestros Luis Mazzantini, Antonio de Dios Conejito y el trianero Antonio Montes, que entró por la vía de la sustitución al no poder comparecer Algabeño.

Del día de la inauguración, el diario La Vanguardia de Barcelona, en su edición del 30 de junio de 1900, recoge la siguiente impresión:

Ayer se efectuó la inauguración del nuevo circo taurino, construido al final de la calle de Cortes, cerca de la barriada da Hostafrancha. Se lidiaron ocho reses bravas de la ganadería del duque de Veragua, por las cuadrillas de Mazzantini, Conejito y Montes. Como fiesta extraordinaria se presentaron en plaza los rejoneadores Ledesma y Valles. Presidió el concejal señor Macaya y acudió á presenciar el espectáculo una muchedumbre inmensa que á ratos se dejaba oír en todo aquel ensanche y hasta las orillas del Llobregat. La corrida parece que satisfizo á los concurrentes, reinando el entusiasmo de costumbre en tales casos.

Los alrededores de la plaza, se vieron cuajados de curiosos toda la tarde, presentando la Gran Vía, desde la Rambla de Cataluña al referido circo, el aspecto animadísimo que ofrecen las Ramblas en los días festivos, animación y bullicio que subió de punto a la hora del desfile.


El recuento del aspecto taurino es escaso, pero algunos medios de Madrid, la Capital, recaban otros datos, que nos permiten conocer el resultado del festejo de apertura:

La Lidia del lunes 2 de julio de 1900:

…BARCELONA (29).- Inauguración de plaza. Con una concurrencia regular se efectuó la corrida inaugural, lidiándose en ella ocho toros del Duque de Veragua que cumplieron bien.

Los dos primeros fueron rejoneados por Ledesma y Grané que quedaron bien. Uno de los toros murió de un rejón y el otro fue muerto con acierto por Alvaradito.

Mazzantini.- Quedó bien en la muerte de los dos toros que le correspondieron.

Conejito.- Estuvo bien en el segundo y aceptable en el quinto, que acabó difícil.

Montes.- Mediano en el tercero y bien en el sexto…


Líneas más adelante, la misma publicación consigna:

…La antigua plaza de Barcelona ha sido tomada en arrendamiento por tres años, por una empresa formada por los señores Armengol y Montaner, quienes se proponen dar buenas corridas y novilladas, con la mayor baratura posible en los precios…


Y en El Imparcial del 30 de junio, también de 1900, algo más detallada la crónica:

…INAUGURACIÓN DE LA PLAZA DE BARCELONA. Barcelona 29. – La empresa que ha tenido el mal gusto de bautizar con el poco castizo nombre de Arenas de Barcelona la nueva plaza, ha celebrado hoy la corrida de inauguración.

El nuevo local, que está construido con verdadero gusto artístico y con grandes condiciones para el público, presentaba un aspecto muy vistoso.

Esto se debía en primer término a que, aunque la entrada no ha pasado de mediana, había en las localidades de preferencia muchas señoras.

La corrida ha ofrecido poco de particular.

Los toros de Veragua han cumplido bien.

De los rejoneados por Ledesma y Grané, el primero murió de uno de los rejones, y al otro le mató de una gran estocada Alvaradito.

Mazzantini, Conejito y Montes, este último en sustitución del Algabeño, han trabajado bien en la brega.

Mazzantini mató sus dos toros de dos buenas estocadas, siendo muy aplaudido.

Conejito quedó mejor en el segundo que en el cuarto, que estaba difícil.

Montes acabó con el tercero de una baja y quedó bien en el sexto. – Puente…


Aunque escueta, la información resultante nos refleja que la apertura del nuevo Coso resultó ser un acontecimiento para la Capital de Cataluña y durante los siguientes tres lustros, sería el sitio en el que se verificarían en exclusiva los principales acontecimientos taurinos de esa muy taurina ciudad. Bombita, Machaquito, Joselito, Gaona, Silveti, Freg, Sánchez Mejías, Belmonte y todos los nombres ilustres de su tiempo, dejarían en su ruedo sus hazañas para mayor honor y gloria de la fiesta de los toros. Habrá que resaltar que en el mismo año de su apertura, Las Arenas vería morir al primer diestro en su ruedo. Domingo del Campo Dominguín rindió allí su tributo de sangre el día 7 de octubre.

Setenta y siete años después de su apertura, se celebró, sin anuncio previo, el último festejo en su ruedo. Fue una novillada en la que enfrentaron seis novillos de doña Antonia Laa de Sánchez, José Manuel Dominguín, Tomás Campuzano y Miguel Espinosa Armillita Chico. Dos toreros de dinastía se encontraron en ese festejo que resultó ser postrero y que se narró en La Vanguardia de Barcelona el día 10 de junio de 1977 de la siguiente manera por Julio Ichaso:

La Fiesta de los Toros. Novillada en la Plaza Las Arenas.

Jueves, 9 junio 1977. Cartel: José Manuel Dominguín, «Armillita Chico» y «Campuzano II», con novillos de doña Antonia Laa Sánchez, de Salamanca.

Las hacen los novilleros José Manuel Dominguín, que es hijo de Pepe Dominguín, y «Campuzano II».

Dos presentaciones.

José Manuel Dominguín

Primero. Salió con muchos pies, pero se los frenó el espada. Le dañaron poco con las picas. Tomó los palos y, a la salida del primer par, fue corneado por el novillo y pasó a la enfermería, conducido por las asistencias. «Campuzano II» se hizo cargo del animal. Lo muleteó muy bien por el lado derecho. Palmas y música. Al salir de un natural lo empitonó, pero afortunadamente no pasó más. Mató con brevedad y le concedieron una oreja, con vuelta y aplausos. Por este percance la novillada quedó en un «mano a mano»: «Campuzano ll» y «Armillita Chico».

Tomás Rodríguez Pérez «Campuzano II»

Segundo. Muy rematador en tablas y topón con el capote de «Campuzano II». Lo llevó al caballo con lances garbosos. Llegó a la muleta peligroso y estirando la gaita. Naturales con gran exposición, en varias tandas. Aplausos y música. Un intento con el sable y, en el segundo viaje cobró media buena. Palmas, con vuelta por el anillo.

Quinto. Fue bien al caballo v recibió del varilarguero cinco puyazos, algunos recargados. Brindó al público. Muleteó con mando y buenas maneras. Ovaciones y música. Más derechazos y ovaciones. Accionó también la zurda. Un pinchazo y media, en buen sitio Muchas palmas y vuelta al ruedo.

Miguel Espinosa «Armillita Chico»

Tercero. Recibió una primera vara, bien puesta, y se acabó el tercio con esta sangría. Tomó los garapullos, «Armillita», clavándolos con gran arrogancia artística, y le ovacionaron mucho. Manejó perfectamente la izquierda con unos naturales atractivos. Palmas y música. Siguió con la zurda y continuaron las ovaciones. Un pinchazo, cuatro más y agarró la estocada mortal. Dio la vuelta al ruedo entre aplausos.

Cuarto. También lo banderilleó con su conocida facilidad y le aplaudieron sobre todo el último par, saliendo del estribo. Faena a base de naturales en varias tandas, sin olvidar las manoletinas. Palmas y música. Esta vez metió la espada completamente y descabelló a la primera. Cortó una oreja, paseándola por la arena.

Sexto. Saltó limpiamente a la barrera y con tal salto produjo el natural pánico. Ya en el ruedo correteó de lo lindo. Miguel fue muy ovacionado con las banderillas. Muleteó con dominio, preferentemente por el lado diestro. Palmas. Logró una gran estocada, con muerte rápida, y le concedieron una oreja, despidiéndole con palmas.

Parte facultativo

«En la lidia del primer novillo y en el segundo tercio, ha ingresado en esta Enfermería el diestro José Manuel González Giménez, natural de Madrid, de 23 años de edad, que en la lidia del primer toro sufrió una herida en la región parietal derecha, de unos diez centímetros de longitud, con contusiones y erosiones varias. Pronóstico leve, salvo complicaciones, que le impide continuar la lidia. Doctor Jorge Alsina.» — Julio ICHASO.


Creo que después de leer la crónica final, podrán entender mi casi fascinación con este asunto. Armillita Chico, un torero que Aguascalientes dio al mundo, resulta ser el torero que al final de cuentas mató el último toro, cortó la última oreja y dio la última vuelta al ruedo en Las Arenas de Barcelona, hoy en proceso – retardado por cierto – de convertirse en un centro comercial. Es por eso que pensé en recordarles esto hoy.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Aldeanos