Mostrando entradas con la etiqueta Pacto de Texmelucan. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Pacto de Texmelucan. Mostrar todas las entradas

domingo, 23 de enero de 2011

¿Hacia un nuevo Pacto de Texmelucan? (II/II)

La Temporada Relámpago


La imagen habla por sí sola
 La gestión de Torres Caballero concluyó el 10 de marzo de 1940. Para entonces ya estaba constituida la sociedad Unión Taurina S. de R.L., mediante la cual, los ganaderos del Pacto de Texmelucan se constituyeron en empresa de El Toreo, designando como Gerente al ganadero de Quiriceo, Jorge Jiménez del Moral. Esa sociedad ofreció una Temporada Relámpago, que inicialmente constaría de 7 festejos, pero que como su antecesora, terminó una corrida antes de lo originalmente anunciado.

Los toreros que harían breve serial, que se desarrollaría entre el 24 de marzo y el 28 de abril de 1940, serían Fermín Espinosa Armillita, Jesús Solórzano, Alberto Balderas y Silverio Pérez, que se enfrentarían a encierros de Piedras Negras, La Laguna, La Punta, San Diego de los Padres, Coaxamalucan y Rancho Seco. Es en esta temporada es cuando Silverio Pérez se encuentra con Pizpireto de La Punta y realiza una de las más recordadas faenas de su historia en los ruedos.

La Temporada 39 – 40 y la Relámpago se realizaron con llenos en todos sus festejos. La primera inició animosa y conforme fue avanzando, esa alegría de la afición se transformó en animosidad hacia los hermanos Llaguno y Lorenzo Garza principalmente, a quienes culpaban del fracaso de ella. Por su brevedad, la segunda transcurrió con el gusto de la afición, que después de 14 fechas, esperaba ver a los toreros preteridos en la anterior y disfrutó de la presencia y del juego de los toros de las ganaderías de Tlaxcala, de La Punta y de San Diego de los Padres, que superaron con mucho el promedio de lo que se apreció en la anterior.

Al final de cuentas, para 1941 los bandos se reunificaron, pues entendieron que ninguno de los dos tenía la fuerza suficiente para echar fuera al otro, aunque quizás las oposiciones personales tardaron más en darse por terminadas.

El golpe de mano de don Antonio Llaguno

¿Cuál fue la motivación de don Antonio Llaguno para apostar en la forma que lo hizo en la temporada 1939 – 40? Creo que encontraremos algunas respuestas en el siguiente desarrollo que hace Luis Niño de Rivera en su obra Sangre de Llaguno:


...Había sin lugar a duda ganaderos de prosapia y de prestigio que dominaban el panorama nacional, como los González de Piedras Negras, los Barbabosa de Atenco, Santín y San Diego de los Padres, don José María González Pavón de Tepeyahualco, y los de la Peña de El Cazadero, entre no muchos otros... Los Llaguno naturalmente no pertenecían a la grey taurina de esos tiempos, eran unos intrusos propiamente, sin abolengo dentro de la fiesta brava, que de buenas a primeras querían irrumpir en el medio sin mayor legitimidad... Para el 16 de octubre de 1930, fecha en la cual se reunieron doce ganaderos de bravo, representando once hierros, con el propósito de formar una asociación civil, que a la postre llevó el nombre de Unión de Criadores de Toros de Lidia A.C., Antonio y Julián Llaguno gozaban de un elevado prestigio como criadores. La decisión que tomó Antonio fue de no formar parte de esa asociación civil, puesto que en su opinión no tenía nada que compartir con los demás ganaderos, ni había olvidado los menosprecios y malos tratos recibidos... No solo nunca ingresó a la unión, sino que poco antes de morir pidió a su hijo y a su hermano que nunca lo hicieran...


Publicidad de los logros ganaderos, no
de lidia de don Antonio Llaguno
 Esa falta de empatía con los que les antecedieron en el inicio de la crianza del toro de lidia en México por una parte y por la otra, el hecho de que don Antonio y don Julián Llaguno iniciaban una nueva forma de llevar una ganadería brava, apoyados en los conocimientos obtenidos en el manejo de ganado de abasto y lechero, actividad en la que también sobresalieron, son los que le motivaron en un inicio a mantenerse fuera de la Unión de Criadores, aunque habrá que dejar claro que por su parte, en 1938 auspició la formación de la Unión Mexicana de Ganaderos de Reses Bravas, en la que aparte de San Mateo y Torrecilla participaban las ganaderías de Torreón de Cañas, Carlos Cuevas, Lorenzo Garza, Heriberto Rodríguez y Ayala entre las más destacadas, dándose la temporada 39 - 40 con las 5 primeras la temporada en cuestión.


Entonces, me parece que la apuesta no era tanto el signo de una lucha por el poder en la fiesta, sino un intento de obtener el espacio que correspondía a una nueva manera de llevar la ganadería mexicana, menos dejada al azar y más apoyada en lo que las ciencias zootécnicas y pecuarias tenían dispuesto hasta ese momento, un espacio que don Antonio creyó que estaba listo en ese momento.

Luis Niño de Rivera afirma que don Antonio Llaguno salió airoso del trance, pero la historia nos demuestra que pasarían aproximadamente tres décadas para que su concepto en la crianza del toro acabara por imponerse, pues es prácticamente hasta la década de los setenta del pasado siglo, cuando las ganaderías que descienden del tronco San Mateo acaparan el gusto de los toreros y las que en su día formaron el Pacto de Texmelucan, pasan a un plano más discreto.

La situación en nuestros días

Resulta curioso que en el grupo de ganaderos que sostienen la candidatura de José Arturo Jiménez Mangas se encuentre la médula del grupo de los que importaron simiente española en la década de los noventa o adquirieron de ella después de traída al país, proponiendo con esa importación una nueva manera de criar al toro de lidia en México.

Ese grupo de ganaderos, por encaste, son los siguientes:

Domecq: Benigno Pérez Lizaur – Santa María De Xalpa; José Antonio González Esnaurrizar – El Grullo; José González Dorantes – La Joya; Octaviano García Rodríguez (Hijo) – Los García; Juan Pedro Barroso Díaz Torre – Jaral De Peñas y Villa Alegre.

Santa Coloma - Buendía: José Arturo Jiménez Mangas – San José y El Rosedal; Eduardo Martínez Urquidi – Los Encinos; Jorge Medina Ibarra – Medina Ibarra; José Chafik Hamdam Amad – San Martín.

Atanasio Fernández: Ramón Álvarez Bilbao – Barralva.

Murube: Sergio Hernández González – Rancho Seco.

A estos ganaderos se suman otros de notable presencia en el campo bravo mexicano, como los señores Marco Antonio González Villa de Piedras Negras; Fernando de la Mora Ovando de Fernando de la Mora; Germán Mercado Lamm de Montecristo y Cieneguilla; Javier Sordo Bringas de Xajay y Villar del Águila; Marcos García Vivanco de San Mateo, San Marcos y San Lucas, los sucesores de Felipe González González de Coaxamalucan, Roberto Gómez Canobbio de Teófilo Gómez y Galindo y Pedro Garfias Sitges de Garfias entre los más destacados.

Como se puede ver, la médula del grupo que impulsa la candidatura del ganadero de San José está conformada por varios de los más destacados criadores mexicanos de este momento, lo que me sugiere que el gobierno de la Asociación de Criadores y quizás la manera de hacer las cosas en la fiesta aquí en México está por llegar a un punto de inflexión en el cual, las cosas pudieran mantenerse tal cual están o cambiar de una manera radical, no al extremo de los años 39 y 40 del siglo pasado, pero sí en una manera similar, dado que hay algunas circunstancias que se asemejan.


La afición recriminaba la reiterada presencia de Garza y
El Soldado en los carteles
 En primer término, los ganaderos que apoyan la candidatura de José Arturo Jiménez Mangas, al aceptar que la simiente nacional requería al menos ser refrescada con sangre española, implícitamente proponen una nueva forma de criar al toro de lidia en México. Esta actitud guarda cierto paralelismo con la de don Antonio Llaguno de hace 71 años, cuando creyó que estaba en la posibilidad de demostrar que los tiempos habían cambiado y que las cosas deberían hacerse de una forma diferente a la que venían haciéndose desde décadas atrás.

En segundo término, aunque no hay conflictos legales por la tenencia de la principal plaza de la Capital de la República en sí, pero en la actualidad, la sociedad que hace empresa en la Plaza México y su principal cabeza visible enfrentan problemas judiciales de tipo fiscal, aun sub – iudice, pero problemas legales al fin, que como en 1939 – 40 podrían generar un vuelco en la manera en la que ese escenario se maneja.

Y aparte, aunque la reacción es diferente, la afición está descontenta con la forma en la que las cosas de los toros les son ofertadas, tanto en el aspecto de promoción empresarial, como en el de la manera en la que el toro se comporta en el ruedo en los últimos años. Hoy la afición no llena la plaza y protesta, simplemente no acude más que a los festejos que en el papel son los más señalados.

Quizás esos son los motivos que impulsan a los ganaderos que secundan la candidatura de Jiménez Mangas para ocupar la Presidencia de la Asociación de Criadores de Toros de Lidia, la visión en ellas de una oportunidad de cambiarlas y de dar un nuevo rumbo a la fiesta de toros en México.

Lo que pudiera esperarse

José Marrón Cajiga está físicamente disminuido. Llega este domingo 23 de enero a la Asamblea de los ganaderos en condiciones precarias de salud tras de pasar por una cirugía que por la descripción que él mismo hizo a los medios – y por lo que mis amigos cirujanos me refieren de ella – fue una reparación de una hernia hiatal, lo que requiere un extenso periodo de recuperación. Aún así, ha anunciado que irá por la reelección en su cargo.

La duda aquí es, si logra la reelección, sus condiciones de salud le permitirán mantenerse al frente de los asuntos de la agrupación, o sí una vez logrado su objetivo, tendrá que retirarse a convalecer y dejar sus responsabilidades en manos del resto del Consejo Directivo. Esto puede, al final de cuentas, convertirse en un hándicap en su contra a la hora de la toma de la decisión por los votantes, pues todo indica que no estaría en condiciones de garantizar su presencia en la dirección de los asuntos de la Asociación de manera personal, al menos por un tiempo.

En conclusión


La recepción de la afición a Balderas y
Solórzano en la Temporada Relámpago
 Las similitudes de lo sucedido en 1939 y 40 con la actualidad no son absolutas. No creo que los criadores de toros de lidia se fragmenten en dos grupos antagónicos capaces de dividir a la fiesta, así como tampoco existen toreros con la fuerza suficiente para por ellos mismos, atraer a la afición sin necesidad de los demás – nacionales y extranjeros – de tal manera que esos factores pueden excluirse.

La única y principal circunstancia que coincide con aquellos tiempos, es el intento de proponer una forma nueva y diferente de criar toros de lidia. Un grupo emergente de ganaderos, pero en esta oportunidad apoyado por varios criadores de gran prosapia, intenta acceder al gobierno de la Asociación Nacional de Criadores de Toros de Lidia, para desde allí, impulsar esa nueva visión.

Aquí el cuestionamiento es: ¿tendrán los seguidores de Jiménez Mangas el suficiente tirón al interior de su agrupación para lograrlo?

La respuesta no la conozco, pero sí estoy seguro, como aficionado, que ya es tiempo de que en las plazas se vea mayor variedad genética en el ganado que se lidia y la emotividad que genera la bravura del toro, misma que, hace muchos años solo vemos esporádicamente.

domingo, 16 de enero de 2011

¿Hacia un nuevo Pacto de Texmelucan? (I/II)

El pasado 13 de diciembre se dio a conocer el siguiente comunicado:


BOLETÍN DE PRENSA. – México D.F. a 13 de diciembre de 2010. – Atención: Don José Marrón Cajiga / Presidente de la ANCTL. – Miembros de la Asociación Nacional de Criadores de Toros de Lidia A.C. – Medios de Comunicación. – PRESENTE.

Estimados Señores: Por medio del presente, les informo que un grupo de ganaderos interesados en su Asociación, en la sustentabilidad de la fiesta de los toros, y en particular, de la productividad de la ganadería brava, me manifiestan su apoyo para que participe en las próximas elecciones para Presidente y Consejo Directivo en el marco de nuestra Asamblea anual a celebrarse en Guadalajara Jalisco el próximo 28 de Enero.

Es por esto que he decidido integrar y presentar una planilla con el compromiso personal de dedicarle todo mi esfuerzo para llevar a buen término los objetivos planteados en nuestra plataforma electoral, actualmente en proceso de análisis y desarrollo, con base en los siguientes puntos:

- Servicio a los Asociados en materia administrativa, sistemas, fiscal, promoción, abasto y gestiones ante todas las dependencias de gobierno.
- Transparencia y descentralización de las gestiones de administración.
- Defensa y fomento de la fiesta.
- Continuar con los trabajos del libro genealógico de pureza de raza.

Invitamos a todos nuestros compañeros ganaderos a que se sumen a enriquecer los planes y objetivos para elaborar el plan de trabajo que seguiremos, para tal efecto, los mantendremos informados e invitaremos a las juntas de trabajo que para estos efectos llevaremos a cabo previos a nuestra Asamblea de Guadalajara.

Atentamente

Firmado: José Arturo Jiménez Mangas. Ganadero de San José.
La respuesta del actual Presidente de la ANCTL, José Marrón Cajiga, titular de los hierros que van a su nombre y de San Diego de los Padres, se produce dos días después en una entrevista grabada que le realizó Juan Antonio de Labra, manifestó entre otras cosas lo siguiente:
Yo creo que los tiempos han ido cambiando y definitivamente están en todo su derecho de anunciar el buscar la mesa directiva para las próximas elecciones que serán el 28 de 2011 en la ciudad de Guadalajara... lo único que sí... se nos hizo un tanto precipitado y sentimos que no se respetaron ni las fechas, ni las formas... ¿Por qué decimos que no se respetaron las fechas y las formas? Todo el mundo sabe que hay una propuesta para que se celebre la convención o la asamblea en la ciudad de Guadalajara el 28 de enero, pero la convocatoria no ha sido emitida y no ha salido todavía de las oficinas de la Asociación. Entonces, si no hay una convocatoria, se nos hizo raro que ya haya una mesa directiva y que incluso en algún medio impreso saliera una fotografía diciendo que eran los próximos directivos de la Asociación. Por lo demás, están en todo su derecho y qué bueno que lo están haciendo con esa apertura.

Normalmente, desde los años cuarenta, todos los presidentes de la Asociación se han reelegido y han hecho una gestión de cuatro años en lugar de dos, exceptuando, si no me falla la memoria, solo don Raúl González y el Licenciado Lugo Verduzco no habían repetido en el puesto… en muchas reuniones, con muchos ganaderos, al visitarlos en la provincia, precisamente en Aguascalientes, en una comida, yo les externé que a lo mejor no me reelegía… pero dadas estas circunstancias, he tomado la decisión con todo mi equipo de trabajo y con toda la gente que ha estado conmigo, de cerrar filas y de sí buscar la reelección el próximo mes de enero… Yo en este momento seguiré haciendo la depuración que se ha estado haciendo estos dos últimos años…
José Arturo Jiménez Mangas, titular de los hierros de San José y El Rosedal, es uno de los ganaderos mexicanos que junto con Pepe Chafik y Eduardo Martínez Urquidi impulsaron la reapertura a la importación de ganado de lidia español para simiente en la mitad de la década de los noventa, proponiendo con ello una nueva manera de criar toros de lidia en México.

Ello que me sugiere que el gobierno de la Asociación de Criadores y quizás la manera de hacer las cosas en la fiesta aquí en México está por llegar a un punto de inflexión en el cual, las cosas pudieran mantenerse tal cual están o cambiar de una manera radical. Por ello es que el estado que guardan en la actualidad me sugieren en alguna medida, lo que sucedió en 1939, cuando se produjo lo que se conoce en la historia como el Pacto de San Martín Texmelucan, lo que paso a contarles enseguida.

El Pacto de San Martín Texmelucan

Desde quizás la mitad de la década de los treinta del Siglo XX, la propiedad de la Plaza El Toreo, que correspondía a la sociedad El Toreo S.A., tenía iniciados diversos litigios para recuperar la posesión del inmueble de la Colonia Condesa de manos de las diversas personas y entidades que la explotaban. Una de ellas era Espectáculos Taurinos S. de R.L., cuya cabeza visible era el Licenciado Jesús Torres Caballero. La carrera política de este último – era Diputado Federal – y el desgaste que producía la constante defensa de la tenencia de la plaza ante los Tribunales, le comenzaron a producir dificultades para manejar adecuadamente sus negocios taurinos. Tanto así, que comenzó a ceder en plena temporada la plaza a distintos empresarios, a efecto de completar el número de festejos ofrecidos dentro del derecho de apartado. Esa es la historia por ejemplo, de las corridas que organizaron Dominguín y el Coronel Manuel Escalante en 1938 con los encierros españoles que trajo don Domingo y entre los que venía el famoso Tapabocas de Coquilla.

El Toreo de la Condesa, obra Margaret Bourke White y pertenece
al acervo de la revista LIFE, archivado en Google
Esta versión parece confirmarla el propio Coronel Escalante, que en entrevista concedida a Carmen Torreblanca Sánchez Cervantes, publicada en el número 219 de La Lidia de México, aparecido el 14 de febrero de 1947, dijo lo siguiente:

…Dominguín para mi gusto, es el mejor empresario de toros… dábamos las temporadas enjuiciados por el Dr. Luna, quien nos peleaba el derecho de arrendamiento sobre la plaza, logramos, merced a carteles que entusiasmaban al público… al fin ganamos el litigio en tercera instancia en la Corte, más diez días después de que ésta falló en nuestro favor, un decreto presidencial del General Cárdenas manifestó que la Beneficencia Pública era la única autorizada para manejar, dentro de la Capital, la fiesta taurina… Para el año 1938 Dominguín y yo dimos cinco corridas con ganado español que vino de María Montalvo, de San Fernando, de Coquilla y de Parladé… Terminó más tarde el Chato Padilla su gestión y tomó la Gerencia el Lic. Torres Caballero, dentro de cuya actuación todavía dimos combinando con él, tres festejos y dos más por nuestra exclusiva cuenta.

Concluido ese periodo, los co – propietarios de la plaza, “Inversiones Prediales”, representada por doña Amada Díaz de De la Torre, Fernando Romero Quintana, Lic. Antonio Pérez Verdía y el señor Toledo que había comprado la parte que correspondía a Isidoro de la Torre, dieron el contrato al Dr. Gaona, quien formó sociedad con Anacarsis Peralta…
Dentro de ese ceder la plaza para concluir las temporadas, resultaba luego que no se cumplían contratos con toreros, ganaderos y al cabo de un par de años de esa clase de componendas de la empresa constituida con las temporales, se produjo una ruptura que redundó en el referido Pacto, además de que, conforme a los que celebraron el mismo, se dieron otras anomalías, según se lee en la nota publicada en el semanario El Redondel – sin expresar su fecha – y recopilada por Guillermo Ernesto Padilla en su Historia de la Plaza El Toreo, que dice lo que sigue:


…Muy movida ha sido la semana en acontecimientos taurinos, que podríamos llamar de entre bastidores, siendo la nota sensacional la que dieron ayer varios diestros famosos y la Unión de Criadores de Toros de Lidia, al firmar un pacto para no aportar su contingente a la empresa Torres Caballero, en virtud de que esta, el año pasado, tuvo notorias preferencias para ciertos diestros y determinados ganaderos, política que, según todos los indicios, se piensa seguir durante la temporada en puerta.

Así las cosas, Fermín Espinosa ‘Armillita’ telegrafió a Alberto Balderas y a Jesús Solórzano, que se encontraban en León, para que vinieran a México, habiendo celebrado una junta los tres, más el representante de Silverio Pérez, junta en la que acordaron no contratarse con la empresa Torres Caballero, en virtud de que esta obró el año pasado en favor de ciertos elementos, perjudicando a otros, como lo prueba el hecho de que ‘Armillita’ le aceptó la rescisión de su contrato; de que a Balderas se le quedó a deber una corrida, y de que a Solórzano le dejó fuera de la temporada sin razón alguna para ello…
A más de lo anterior, se acusaba a Torres Caballero de preferir a los toros de los hermanos Llaguno y a Lorenzo Garza y a El Soldado para armar los carteles más rematados de las últimas temporadas.

La temporada 1939 – 40

Las tres primeras ganaderías que lidiaron la temporada 1939 - 40
Los hechos anteriores motivaron que se diera en dos partes. La primera, organizada por la empresa de Torres Caballero contaría con encierros de San Mateo, Torrecilla, Lorenzo Garza – debutaba como ganadero –, Carlos Cuevas y Torreón de Cañas y con los diestros Lorenzo Garza, Luis Castro El Soldado, Paco Gorráez, Fermín Rivera, José González Carnicerito, David Liceaga y Luciano Contreras. Para completar el elenco, recibirían la alternativa Ricardo Torres y Alfonso Ramírez Calesero y la confirmaría Eduardo Solórzano.

Esa temporada constó de 14 corridas, pues la décimo quinta ya no se dio por un conflicto entre la Unión de Matadores y la empresa. En ella el peso ganadero lo llevaron San Mateo y Torrecilla que enviaron 75 toros de los 132 lidiados (47 y 28), con resultados que rayaron en la irregularidad en cuanto a juego y en lo tocante a la presentación, evidentemente predominó lo impresentable. En cuanto a hazañas de los diestros, tampoco hay mucho que contar, pues cuando falta el toro, todo lo demás también está ausente.

La próxima semana concluiré con estos apuntes.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Aldeanos