Mostrando entradas con la etiqueta Francisco Javier Orgambides. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Francisco Javier Orgambides. Mostrar todas las entradas

domingo, 23 de agosto de 2020

En el centenario de Carlos Arruza (XI)

26 de agosto de 1951: Triunfo rotundo de Carlos Arruza en Cádiz

Carlos Arruza, Cádiz, 26/08/1951
Foto: El Ruedo
Con admiración para mi amigo gaditano Francisco Javier Orgambides Gómez.

La temporada de 1951 representó para la afición española un reencuentro con los toreros mexicanos. En 1947 los asuntos entre ambas torerías – que apenas se habían arreglado tres años antes – se volvieron a agriar y se dejó de producir ese necesario intercambio de toreros entre uno y otro lado del mar.

Es el 25 de febrero de 1951, cuando las hostilidades cesan y en la misma fecha se celebran tres festejos en la Ciudad de México, Madrid y Barcelona. Por su orden, actuaron aquí Curro Caro, Carlos Arruza y Antonio Velázquez con toros de Pastejé; es la tarde de la faena de Arruza al toro Holgazán. En la capital española lo hicieron Manolo Escudero, Antonio Toscano y Rafael Ortega, para lidiar 5 toros de Moreno Yagüe y 1 de Terrones (5º) en un festejo que poco tuvo para reseñar dada la poca colaboración del ganado y la frialdad del clima y en la Monumental catalana actuaron Rafael Llorente, Antonio Caro y Juan Silveti, con toros de Marceliano Rodríguez. Las crónicas destacan la faena de Caro al toro Americano (5º) e indican que Silveti pudo cortar trofeos al tercero de no fallar con la espada.

Eso abrió la puerta para que Carlos Arruza volviera a intentar una interesante campaña en ruedos hispanos, no tan intensa como la del año 45, pero con categoría, pues toreó solamente 25 corridas y sufrió un percance en Jerez el 16 de septiembre. Y en el aspecto humano, también tenía en puerta una realización, pues el día 23 de agosto de ese año, nació en Sevilla la que fue la primera hija de su matrimonio con la señora Maricarmen Vázquez Alcaide, con quien había contraído nupcias el 28 de junio del año anterior en la sevillana parroquia de San Lorenzo, ante su Cristo del Gran Poder.

La redonda tarde gaditana

Para el domingo 26 de agosto del 51, se anunció una corrida de don Joaquín Buendía para el caballero en plaza Duque de Pinohermoso, Carlos Arruza, Rafael Ortega y Manolo González. No sobra señalar que la entrada al desaparecido coso fue un lleno absoluto, pues se reunían en la combinación a un torero de la tierra que era apreciado por propios y extraños; a un joven torero sevillano que tomaba el testigo que Chicuelo le dejaba en ese calendario y por supuesto, la presencia del Ciclón Mexicano, una figura que con su solo nombre arrastraba multitudes. La afición de Cádiz tenía delante algo que sería sin duda un gran acontecimiento taurino.

Al final de la tarde Carlos Arruza fue quien se alzó con el triunfo, llevándose en la espuerta cinco orejas, dos rabos y una pata. La crónica de Antonio Olmedo Delgado Don Fabricio, aparecida en el ABC de Sevilla el martes 28 siguiente, titulada La montera en la cuna, entre otras cuestiones destaca:

…“¿No ves – nos decía el eco misterioso – que Arruza ha omitido un brindis de rigor? Cierra los ojos, piensa y verás que la montera de Arruza está a la cabecera de una cuna, la de su hija”. Yo no he hablado con Arruza; pero puedo aseguraros que así ha sido, como imagino. Lo que el lector no podrá imaginar, por mucha que sea su fantasía, es lo que Arruza hizo con los toros...

Con su primero ostentó Arruza el desprecio que le causaba la mansedumbre del animal, al que manoteó en la cara y en el testuz, después de hacerle pasar poniéndole la muleta en el mismo hocico y rozando la figura con los pitones. En el que mató por la cogida de Ortega toreó a su sabor, sobre las dos manos, a distancia inverosímil, prodigando los desplantes en menosprecio de la fiereza del toro, y en el cuarto, correspondiente al segundo de su turno, colmó sus ilusiones y las de los aficionados con una faena magnífica... naturales precisos y preciosos, redondos templadísimos de sabor torero, completos molinetes de rodillas, una magnífica arrucina, terminada en magistral pase de pecho y luego alardes extraordinarios; baste decir que Arruza llegó a morder la punta de los pitones de su enemigo, ciertamente el mejor de la corrida, que en cuanto al ganado, dejó mucho que desear. Con la capa hizo Arruza quites finísimos, y por si poco fuera, banderilleó a sus tres toros, dejándoselos llegar pasmosamente, hasta conseguir reuniones de emocionantísima exactitud. El noveno par, sencillamente insuperable. Balance de trofeos en premio al mérito, incesantes ovaciones, olés rotundos, la oreja de su primero, las dos y el rabo del que le dejó Ortega y las dos, el rabo y la pata del segundo suyo; vueltas al ruedo, salidas a los medios y una multitud delirante aclamándole. Magnífico brindis. Imposible seguir. No habrá quien pueda narrar lo inenarrable. ¡Oh aquellos dos faroles de rodillas con que Arruza saludó al cuarto de la tarde! Tres toros y otras tantas estocadas. Si detallásemos, sería el cuento de nunca acabar...

Esto es lo que pasó en Cádiz, ciudad que tiene la virtud de sonreír anticipadamente al visitante que para ella traiga un piropo a flor de labios. Dígalo si no el señor Martín de Mora, que, ufano porque en las taquillas se había colgado el cartel de “No hay billetes”, repartía apretones de mano y frases de gratitud. Pero nos parece que será a él, como promotor del éxito, a quien hayan de agradecérselo.

En fin, convengamos que el brindis de Arruza ha sido un señor brindis.

El diestro Arruza ha tenido su primer hijo…

En los demás sucedidos del festejo, Rafael Ortega entró en la enfermería, herido de pronóstico reservado nada más abrirse de capa con su primero y ya no regresó a continuar y Manolo González pudo cortar orejas a dos de los tres toros que mató esa tarde de forzado mano a mano, pero se tuvo que conformar con dos vueltas al ruedo y el Duque de Pinohermoso, que abrió el festejo, saludó desde el tercio.

La versión de Don Celes, corresponsal del semanario El Ruedo, aparecida en el número publicado el 30 de agosto siguiente, menos compuesta literariamente, es de la siguiente guisa:

...Desde el primer instante Carlos Arruza mostró propósito denodado de agradar. Tres faenas de muleta, nueve pares (nueve, señores) de banderillas siete u ocho quites, numerosas intervenciones de capa... son las cifras que resumen una labor larga, abundante y diversísima. En parte se debió a la cogida en el primer tercio del tercer toro del diestro Rafael Ortega, por lo que el mejicano tuvo que entendérselas con dicho astado, además de con los dos de su lote. En los tres demostró Arruza hallarse en la plenitud de su oficio. El valor, la inteligencia y la voluntad conjugados en iguales dosis, llevando al máximo el arte de mandar en los toros, hasta extremos que alejan – yo diría peligrosamente – toda sensación de peligro. Como sugestionados los toros le obedecieron resignada y mansamente, y él pudo entregarse por igual a la caricia – en el segundo llegó a besar la aguda punta del pitón – que al gesto de desdén hacia un enemigo reducido a la impotencia. Por eso precisamente nos gustó más la faena practicada al tercero suyo, al que apenas picaron y del que aprovechó, sabia y valientemente, su embestida larga. A este toro, que recibió con una larga cambiada de rodillas, y que toreó elegantemente de capa, le hizo la faena de repertorio más largo y acabado. Primero, pases estatuarios. Después citó desde lejos, a muleta plegada, y sobrevino la serie de naturales ligada con el de pecho. Por último, el catálogo completo: molinetes de pie y de rodillas, arrucinas, adornos, manoletinas, derechazos, de la firma, rodillazos en serie... Y al final la estocada y el descabello a la primera, seguido de las dos orejas, el rabo y la pata. Resumen de una tarde en la que ya antes había cosechado una oreja, y dos orejas y rabo...

Como se puede ver, Carlos Arruza rindió la plaza y confirmó que aún después de cuatro años de ausencia, seguía siendo un gran torero y una muy importante figura del toreo.

La plaza de toros de Cádiz

En su crónica, Don Fabricio hace una feliz memoria de la influencia de Cádiz en los orígenes del toreo y de las raíces que tienen allí las dinastías toreras de los Lillos y los Cucos. Al leer esas breves líneas y la historia, nos resulta en buena medida increíble, que en estos tiempos que corren, la antigua Gades no tenga una plaza de toros.

La plaza en la que Arruza tuvo esa redonda tarde, se inauguró el 30 de mayo de 1929, con toros de Indalecio García Mateo para Valencia II, Curro Posada y José García Algabeño, presidiendo el festejo Antonio Fuentes, aún con obras pendientes de concluir.

La plaza se construyó por una suscripción pública, donándose después por los accionistas los títulos al Ayuntamiento y funcionó ininterrumpidamente hasta el 17 de julio de 1967, cuando se dio el último festejo allí en el que actuó la cuadrilla cómica de El Bombero Torero y actuó en la parte seria el novillero José Yáñez Figurita. La última corrida de toros que se dio en ese escenario fue en la víspera de ese festejo, actuando Juan Antonio Romero, Paco Camino y El Cordobés, quienes mataron reses de Juan Pedro Domecq con un lleno en los tendidos.

Tras del festejo, arquitectos municipales determinaron que había deficiencias estructurales en una de las zonas de la plaza que daban hacia el mar, por lo que se determinó el cierre de la misma y cuando se presentó el presupuesto para su reparación, el Ayuntamiento no aceptó asumir el costo de ella. Al final, permaneció cerrada y en febrero de 1976 se decretó su demolición, la que concluyó al final de ese año.

Después de esa pérdida, se ha intentado llevar a Cádiz la fiesta en plazas portátiles y así, se hizo en ese mismo 1976, aunque el consistorio no lo autorizó por no ser coincidente con la categoría taurina de la ciudad, según se lee en esta nota de El País; luego en 1993 se montó una en la que se celebró un festival benéfico el 3 de abril y por último, en 2006 se instaló otra en unos terrenos cercanos a los astilleros, en la que se dieron dos festejos,  el 17 de junio una novillada sin picadores con cuatro erales de Diego Romero para Miguel Ángel Sánchez de Ubrique, Francisco Ramos de Chiclana, Alejandro Enrique de Granada y Ramón Tamayo de San Fernando. Este festejo se completaría con dos añojos de de Núñez del Cuvillo para el gaditano Fran Gómez y al día siguiente, toros de Gavira para Manuel Díaz El Cordobés, Javier Conde y José Antonio Canales Rivera.

Existen agrupaciones de aficionados que reclaman para la vieja Gades una plaza de toros, quizás no una tradicional, pero sí un escenario multiusos que permita la celebración de festejos taurinos allí, pero a mi juicio, esa ocasión está cada día más lejos.

Sobre la historia de la plaza de toros de Cádiz, recomiendo esta lectura en el blog de Francisco Orgambides titulada Cádiz, una plaza de vida breve, no tiene desperdicio.

domingo, 13 de julio de 2014

Relecturas de Verano VIII; Escrito con Tiza. Memorias de Pepe Manteca

Hoy les presento un libro que no es estrictamente de toros, pero que nos presenta a un personaje que está vinculado con la fiesta y con sus personajes de una manera tal, que tiene cabida en una biblioteca taurina y por supuesto, en esta Aldea.

Francisco Javier Orgambides Gómez y José María Otero Lacave son colaboradores del Diario de Cádiz. En Escrito con Tiza, recogen las memorias de José Ruiz Calderón – Manteca – coloquialmente Pepe Manteca –, quien regenta una popular taberna en el barrio de La Viña en la llamada tacita de plata que es parte del paisaje más castizo de esa ciudad.

Pepe Manteca nació en 1934 en el barrio de la Viña, en la calle Lubet esquina a la Palma, donde su padre tenía un almacén de ultramarinos. “Creo que fui el primer niño, o el segundo, que se bautizó en La Palma, ya  que a esa iglesia la acababan de hacer parroquia”.  Cuando Pepe tiene muy pocos años, su padre, Lorenzo Ruiz Manteca, se traslada a la calle Libertad, esquina a Desamparados, enfrente de la plaza de Abastos, para hacerse cargo del almacén ‘El nuevo mundo’. En ese ambiente del mercado transcurren los primeros años de Pepe Manteca. Allí se aficiona a los gallos de pelea, a jugar al toro y a escuchar a los flamencos. “Yo no quería ir al colegio. Yo quería torear con los chiquillos, espatarrarme. No quería estudiar, me gustaba pasear los gallos, darles de comer y estar en la calle…” 
Pepe Manteca fue aspirante a torero, inició su formación en la escuela taurina de la calle Mateo de Alba de Cádiz y comenzó a torear en la época en la que iniciaban sus armas Juan García Mondeño, Curro Girón y Miguel Mateo Miguelín entre los notables y fue apoyado por los ganaderos de la familia Sánchez Ibargüen. Actuó en las plazas de su región de nacimiento y en los pueblos aledaños a Madrid.

Sigo el relato de Otero:
El padre de Pepe, un montañés de Tesanillo, era gran aficionado a los toros y al flamenco. Puso su empeño en que su hijo fuera torero y lo llevó a la escuela taurina que había en la calle Mateo de Alba. El director de la escuela era Manuel Jiménez Chicuelín, de Córdoba,  y de profesor figuraba  Sebastián Suárez Chanito. Junto a Manteca asistían a la escuela, entre otros, los hermanos Villodres, Manuel Irigoyen, Antonio Pica, Servando Muñiz y Chano Rodríguez. Después de debutar con la Escuela Taurina, Manteca inicia un largo recorrido por los pueblos de la provincia. Becerradas y tientas acompañado de otros jóvenes aficionados de Cádiz. Lorenzo Ruiz mantenía gran amistad con el ganadero Sánchez Ibargüen y Pepito pasa largas temporadas en la finca ‘Las Posadas’, donde comienza a aprender el oficio. Manteca cuenta con su propia cuadrilla. Pacorro, El Aceitunero y Manuel Jiménez Chele lo acompañan en sus actuaciones por la provincia…
José María Otero, José Ruiz Calderón Pepe Manteca y
Francisco Javier Orgambides
Tras de dejar los ruedos fue emigrante en Alemania; se dedicó a exportar gallos de pelea a Puerto Rico y a Estados Unidos y terminó administrando la bodega que es actualmente un símbolo de Cádiz – Casa Manteca – un comercio que en una sección expende abarrotes, pescado y mariscos y en la otra, tiene una especie de bar en el que se sirven al por menor bebidas y alimentos y al que han ocurrido toda clase de figuras del toreo y del flamenco, como Antonio Mera Almendrita,  Cojo Peroche, Manuel El Fotógrafo, Eugenio Salas Niño de los Rizos, Curro Balilla, Antonio Pérez El Torrija o el mismo Camarón de la Isla. Por los de los toros, asistían el crítico Antonio Rosales Don Puyazo, Manolo Belmonte, Enrique Bernedo Bojilla, Antonio Burgos, Curro Romero, Rafael de Paula, Joaquín Núñez del Cuvillo, Rafael Ortega, Jaime y Francisco Mora – Figueroa o Francisco Ruiz Miguel.

En ese mismo relato a José María Otero, José Ruiz Calderón cuenta lo que sigue:
Ha sido exportador de gallos de pelea a América y durante varios años viajaba con los gallos a Miami. Pepe no olvida nunca cuando fue detenido por el FBI en el aeropuerto de Miami. “Creí que me moría. Me llevaron a un cuarto para interrogarme porque habían encontrado unas medicinas en el equipaje. Creían que era droga y se trataba de medicina para los gallos. Y yo venga a dar voces y a decir que era para los gallos, para los kikirikis…hasta que vino el intérprete y todo se aclaró. Luego me hice amigo del policía y nos fuimos a tomar unos vasitos”.
Estas y otras vivencias están reunidas en Escrito con Tiza, un libro en el que el anecdotario propio de un hombre que quiso ser torero y que terminó siendo un punto de referencia para los más variopintos personajes de la fiesta y del cante y que en Cádiz es un paso obligado para todo aquél que tenga intención de conocer las reales entrañas de la antigua Gades.

Escrito con Tiza. Memorias de Pepe Manteca. – Francisco Javier Orgambides Gómez y José María Otero Lacave. – Industrias Gráficas Gaditanas, Puerto Real, Cádiz, 1ª edición, 2003, 199 Págs. (Con ilustraciones en blanco y negro). ISBN 84 – 88837 – 35 – 6.

domingo, 19 de septiembre de 2010

Relecturas de verano I: Don Puyazo

Era un hombre que aprendía de la materia que escribía, de toros, pero que no necesitaba de ningún maestro para escribir: La pluma era lo suyo.

Rafael Ortega Domínguez
Matador de Toros

El primer encuentro

Hace casi diez años llegó a mis manos un ejemplar de la obra de mi amigo y colega, natural de Cádiz, la llamada tacita de plata que remata el Rincón del Sur, Francisco Javier Orgambides Gómez. El libro se titula Don Puyazo y tiene como finalidad el recordar o como fue en mi caso, el dar a conocer la persona y la obra de don Antonio Rosales Gómez, quien bajo el seudónimo que intitula la obra, a través de la radio y de los medios escritos, dejó para la posteridad su visión de la historia taurina de su tiempo.

Comencé la lectura y me fue imposible suspenderla, pues la obra invita a que uno la lea de corrido, de portada a portada, de un tirón, pues muchos de los conceptos de Don Puyazo siguen vigentes hoy en día y sus reflexiones, valen todavía para muchas cosas que suceden hic et nunc en el que Díaz Cañabate llamara el planeta de los toros.
La radio

En 1895 Marconi descubre el hecho de que se pueden transmitir mensajes telegráficos sin necesidad de hilos que los conduzcan. De aquí, a la transmisión de la voz humana por ese mismo medio, solamente había un pequeño paso. Puede decirse que la radio había nacido y ella sería el vehículo a través del cual, se llevaría a muchas gentes alrededor del mundo, información y esparcimiento.

La Fiesta de Toros no podía permanecer ajena a la revolución que para la comunicación representó la radiodifusión y así, la producción de programas con temática taurina cobra muy pronto un importante sitio dentro de las llamadas cartas de tiempo de las emisoras, primero en España y después en los demás países en los que tenemos el privilegio de disfrutar de la Fiesta de Toros, pues sus temas siempre atraen la atención de quienes nos consideramos aficionados a ella.

Don Puyazo vivió la historia de la radio gaditana casi desde sus inicios, pues nos relata Francisco Javier que ya en 1930 participa en el Noticiero Gaditano de su tierra y combina las actividades frente al micrófono con las de escribir para la prensa diaria. Es a partir de 1942 que inicia su andadura como cronista taurino, misma que reunirá en una serie de muy bien logrados Cuadernos Taurinos, mismos que cincuenta y dos años después, representaron – si mis cuentas no fallan –, dos mil setecientos cuatro volúmenes en los que se compila la historia taurina de ese tiempo y el pensamiento de su autor acerca de ella, que curiosamente, cubre la mayor parte de la segunda mitad del pasado siglo, lapso de tiempo en el que su autor los hizo públicos y con ellos, creó opinión.

Don Puyazo

Antonio Rosales Gómez nació en Cádiz en 1909. Como ya lo he mencionado, a partir de 1930 se dedica a los menesteres de informar a través de la radio y de la prensa escrita y es en 1942 cuando logra la feliz combinación del trabajo con la afición, iniciando cada martes, la emisión de sus Cuadernos Taurinos, en los que recoge y analiza la historia taurina de su tiempo.

Quizás lo más importante de esa visión de la historia, que durante ese medio siglo presentó don Antonio, montado sobre los lomos del mítico Veneno y con la vara en ristre, fue el sentido regional que dio al análisis que de la misma hizo, reflejando lo que la información que era objeto de sus opiniones podía representar para el entorno taurino de Cádiz principalmente. Los aficionados a los toros estamos acostumbrados, sobre todo hoy en día, a conocer versiones más cosmopolitas de las noticias, mismas que son difundidas en cuanto representan un interés para quienes las reciben. Las noticias locales o regionales, poca difusión tienen, porque supuestamente a pocos interesan. Así, las noticias taurinas viajaban por las ondas o por los teletipos y llegaban desnudas, con la finalidad de que cada uno de los que las recibían, sacara sus propias conclusiones, las que seguramente variarían, de acuerdo con el lugar en el que fueran analizadas.

La lectura de Don Puyazo nos revela dos grandes pasiones: La que seguramente tuvo el personaje de la obra por la Fiesta de los Toros y la que sin duda también tuvo por que en Cádiz se conservara y se desarrollara ésta. Estos aspectos se advierten con claridad meridiana al ir avanzando la lectura, sobre todo, en la transcripción del Cuaderno número 773 – que abre la obra – y con el dedicado a la Plaza de Toros gaditana, que sucumbió a la picota en el año de 1976, debido a la incuria de que fue objeto. Cádiz se quedó sin plaza, pero cada martes, don Antonio seguiría analizando la información taurina y señalando la influencia que seguramente tendría en el Rincón del Sur.

Otro aspecto interesante de su labor, debidamente reseñada por Francisco Javier, fue la de llevar a los medios el recuerdo o la información de aquellos que en su día fueron toreros de medio sol, a través de su Galería de Toreros Olvidados, en la que aquellos a los que la cortedad de sus hazañas, poco espacio les conseguían en los medios. Es este un aspecto justiciero de su obra periodística, pues a todos, los de arriba y los de abajo, les procuraba su lugar, uno que muchas veces, en la vorágine de los acontecimientos, no es debidamente reconocido por aquellos que tienen confiada la tarea de dar cuenta de lo que en el planeta de los toros sucede.

Los géneros

La obra de Francisco Javier nos revela a un Don Puyazo poseedor de una extensa cultura, pues no solamente se limitaba a opinar sobre la información que difundía a manera de editorial o de ensayo, sino que hacía de la variedad literaria uno de los secretos de su éxito y así, vemos que lo mismo preparaba una farsa o un sainete para criticar tal o cual situación o preparaba verdaderos recitales radiofónicos de poesía taurina, de la cual, no me resisto a transcribir lo siguiente, de su Oda a Juan Belmonte:

En la taza de la plaza
Se vierte de sol el oro;
Al caer, cobre el icono del toro
De un hachazo de charol
Temblando en cada cairel
Queda una gota de sol.
Con dinámica bravía
De una vieja estampa ibera
Belmonte, junto a la fiera
Traza geometría torera

O sus Juzgados de Ultima Instancia Taurina, en los que sometía a imaginario juicio a quienes por su actitud irreverente hacia las cosas de la fiesta, mismo en el que se ventilaban con imparcialidad – tan ausente de la justicia de los hombres –, los aspectos positivos y negativos del personaje que por esa emisión, ocupaba el banquillo de los acusados.

En fin, que mucho más se puede comentar de la obra de Don Puyazo, porque durante mas o menos medio siglo, presentó y analizó la información taurina del tiempo que iba viviendo y actualizó también la de tiempos pretéritos, en un afán de formar aficionados a los toros con una verdadera Cultura Taurina.

El resultado de la obra

Francisco Javier Orgambides Gómez ha logrado en un breve número de páginas, el que quienes no somos de Cádiz, conozcamos la personalidad y lo más significativo de la obra de Don Puyazo, subsanando en alguna forma la omisión que señala el torero gaditano José Luis Galloso, al referirse a lo escaso de los reconocimientos hechos a la obra de don Antonio, que al contrario de muchos que ejercen esa azarosa profesión, obtuvo el reconocimiento de sus conciudadanos y de sus escuchas y lectores, lo que demuestran el Hostal, la marca de vino fino y los dos pasodobles que ostentan el nombre de su personaje radial Don Puyazo.

Curro, considero que la faena ha sido justa, aunque como todas aquellas que perduran en nuestra memoria, nos queda el deseo de haber visto más. No obstante, estoy seguro que como en mi caso, el pañuelo de todos tus lectores saldrá a sus balcones en cuanto culmine la lectura de tu bien preparado libro.

Reconocimientos

No puedo terminar este intento de reseña, sin expresar a la Diputación Provincial y a la Asociación de la Prensa de Cádiz, mi reconocimiento y gratitud por el esfuerzo realizado y el interés mostrado por dar a conocer la obra de uno de los más preclaros periodistas taurinos de esa Provincia, emblemática del llamado Rincón del Sur. Considero que ese interés se ve satisfecho con creces y en mi caso particular, considero que debiera considerarse la publicación completa de los archivos de Don Puyazo, pues contienen mucha información que hoy resulta invaluable para los aficionados a los toros, que aunque reflejan la visión de lo que parece un tiempo ido, presentarán en el fondo la esencia de una fiesta que requiere, con mucho, que se muestre lo que debe ser en realidad, en estos tiempos revueltos, en los que tan vilipendiada es.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Aldeanos