Mostrando entradas con la etiqueta Medina Ibarra. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Medina Ibarra. Mostrar todas las entradas

sábado, 11 de mayo de 2013

Tal día como hoy: 2008. Un gran encierro de Medina Ibarra

Infograma cortesía de
Burladerodos.com

La ganadería que fundaran al iniciar el año 1997 el arquitecto Jorge Medina Rodríguez y sus hijos, a partir de 23 vacas procedentes de la división familiar de la ganadería de don Roberto Ibarra Mora, procedente a su vez de la de Santa Rosa de Lima. Posteriormente, en el año de 1999 a las vacas originarias de don Roberto Ibarra, agregan otras ochenta y cuatro – 50 de El Colmenar y 34 de San Martín –, así como cuatro sementales de San Martín, dos de origen mexicano y dos de origen español, Cerilloso de origen Coquilla y Sargento, de sangre Coquilla Santa Coloma. En 1999 agregan un toro que por la vía materna desciende del toro Marquito de Ana Romero, indultado por José Ortega Cano en Granada y Capuchino de Joaquín Buendía, procedentes de la importación que realizara don José Chafik en el año de 1994.

Se presentó en la Plaza de Toros San Marcos el 1º de abril de 2001 con una novillada en la que el sexto recibió los honores del arrastre lento y aunque ya había lidiado varios encierros – novilladas y corridas – en nuestras plazas, ninguno había sido tan completo como éste.

Sobre ese festejo escribí en su oportunidad: 

Tras de una serie de encierros en los que destacaron algunos toros sueltos, la ganadería de Medina Ibarra, que debutaba con una corrida de toros en el serial abrileño, ha presentado un encierro que en su conjunto ha resultado de un importante juego, de muy buena presencia y con dos toros sobresalientes… El festejo con el que se saldaron las corridas de toros en la Feria de San Marcos destacó por la importante corrida enviada por los ganaderos Arq. Jorge Medina Rodríguez e Ing. Jorge Medina Ibarra a la Plaza Monumental esta tarde, dado que los ocho ejemplares jugados, tuvieron remate, pelearon con las cabalgaduras y permitieron a sus lidiadores el estar con desahogo delante de ellos… Desde mi punto de vista, sobresalen dos de los ejemplares, los corridos en cuarto y séptimo lugar y he de agregar, no cabalmente aprovechados por sus lidiadores, pues aunque Ricardo Rivera obtuvo las dos orejas del primeramente nombrado, tuvieron un tinte altamente sentimental, dado que por su inexperiencia y por no colocarse a la distancia adecuada, en un corto lapso de su trasteo con la muleta, fue volteado hasta en tres ocasiones, sacando escoriaciones en el rostro, lo que conmovió a la parroquia y motivó la petición obsequiada por Usía. “Tatuajes” fue fuertemente ovacionado en el arrastre… El séptimo resultó ser un toro de una alta calidad en la embestida, misma que exhibió desde la salida y al torearlo de capa, Fabián Barba pareció entenderlo, pero conforme avanzó la faena de muleta, fue demostrando que no encontraba la distancia en la que el toro acudía mejor a los cites. “Y Llegaste Tú”, que así se llamó el bravo toro, comenzó a crecer en el ánimo de la concurrencia y merecidamente fue premiado con el arrastre lento… La raza de Israel Téllez se volvió a hacer presente y con una notoria merma de sus facultades salió a jugarse alegremente la vida, viéndose a merced de su primero, sobre todo al oficiar en el segundo tercio. Estructuró una faena en la que predominaron las series con la diestra ante otro buen toro, aunque con menos transmisión que los otros y como matara de una entera en buen sitio, se llevó otras dos orejas en la espuerta, redondeando una feria triunfal que le relanza… El primer espada, José María Luévano, realizó una faena sólida con el que inició la función, destacando el quite por navarras y el toreo al natural, que fue la base de su faena. Mató de una buena estocada y se llevó la primera oreja de la tarde. El que completó su lote, lo lidió entre un vendaval, intentando lo imposible…

Este encierro obtendría el trofeo Hidrocálido – Domecq a la mejor corrida de la Feria del año 2008 y marcó la continuidad en el ejercicio de una ganadería que se ha caracterizado por presentar al toro con edad y sin adulteraciones, por desgracia hoy ausente de nuestro serial.

El festejo de hoy: Ganado de Guanamé para Rafael Ortega, Fermín Rivera y Gerardo Adame.

domingo, 1 de abril de 2012

1º de abril de 2001: Plaza de Toros San Marcos. Presentación de la ganadería de Medina Ibarra


Hierro y colores de la divisa de Medina Ibarra

Hoy se cumplen once años de la presentación en sociedad de la ganadería que fundaran al iniciar el año 1997 el arquitecto Jorge Medina Rodríguez y sus hijos, a partir de 23 vacas procedentes de la división familiar de la ganadería de don Roberto Ibarra Mora, procedente a su vez de la de Santa Rosa de Lima. Posteriormente, en el año de 1999 a las vacas originarias de don Roberto Ibarra, agregan otras 84, 50 de El Colmenar y 34 de San Martín, así como 4 sementales de San Martín, 2 de origen mexicano y 2 de origen español, Cerilloso de origen Coquilla y Sargento, de sangre Coquilla - Santa Coloma. En 1999 agregan un toro que por la vía materna desciende del toro Marquito de Ana Romero, al que indultó José Ortega Cano en Granada y Capuchino de Joaquín Buendía, procedentes de la importación que realizara don José Chafik en el año de 1994.

La novillada era la décima y última de la temporada y el cartel que se formó para enfrentar el encierro debutante lo integraron Mario Zulaica, Xavier Ocampo, Raúl Ibarra, Juan Antonio Adame, Claudio Estrada y el salmantino Juan Andrés González. Además, hubo un séptimo – eral – para el entonces becerrista Víctor Mora. La plaza registró una entrada de alrededor de tres cuartos de su cupo, en una tarde de clima agradable. Adame y Estrada cortaron oreja; Mario Zulaica dio la vuelta al ruedo y por su parte Xavier Ocampo saludó desde los medios.

En aquella ocasión, escribí lo siguiente acerca de ese festejo:

…Ha terminado una temporada de novilladas que con intermitencia se desarrolló a partir del mes de julio del pasado año y ha concluido con un festejo en el que seis de los más destacados actuantes en la misma, se disputaron el derecho de ser considerados como el triunfador de la temporada.  
Revestía interés también el conocer el juego de los novillos de los señores Medina Ibarra, procedencia San Martín – Santa Coloma, puesto que la ganadería lidiaba sus primeros productos en este festejo. Al final, el resultado para los ganaderos resultó halagüeño, pues los despojos de dos de los utreros fueron aplaudidos y el sexto recibió los honores del arrastre lento.  
Por otro lado, era esta una tarde en la que se tenía que apreciar el avance de los novilleros, que aparte de los festejos que sumaron en la temporada, lograron sumar otros festejos en diversas plazas del país, pudiendo adquirir el rodaje necesario para acometer mayores empresas. En esa tesitura, el festejo de hoy sirvió para aquilatar en buena medida el progreso de los novilleros actuantes, apreciándose en todos buenas maneras, aunque ahora se hizo patente la necesidad de que algunos de ellos sigan recibiendo oportunidades que les permitan andar con más desahogo delante de los novillos.  
Lo más torero de la tarde lo lograron en esta oportunidad Juan Antonio Adame, Claudio Estrada y el salmantino Juan Andrés González. Los dos primeros cortaron una oreja a sus adversarios, mientras que el tercero tuvo la oportunidad de alzarse como el triunfador de la tarde, pero un desafortunado incidente al intentar extraer una espada de su novillo, consiguió que el público se pusiera en su contra, retirándose entre división de opiniones.  
Al final del festejo se soltó un eral de El Colmenar para el becerrista Víctor Mora, de la Escuela Taurina de Aguascalientes, quien al final de la lidia del mismo, dio la vuelta al ruedo…”

Jorge Medina Ibarra y Jorge Medina Rodríguez
(Foto cortesía burladerodos.com)
De acuerdo con mis notas, los nombres de los novillos lidiados fueron por su orden, número 2 Don Antonio, número 4 Don Roberto, número 13 Don Pepe, número 15 Don Marcelino, número 16 Ing. Gerardo y número 10 Arq. Manolo. Los dos primeros fueron dedicados al recuerdo de don Antonio Ibarra Pedroza, fundador de Santa Rosa de Lima y a don Roberto Ibarra Mora, antecesores familiares en la labor ganadera de los debutantes; el tercero y el cuarto, a don Pepe Chafik y a don Marcelino Miaja, impulsores del proyecto ganadero que comparecía ante la afición hidrocálida y los dos últimos, al ingeniero Gerardo Martínez Ancira, en esas fechas ganadero de El Colmenar y al matador de toros, ganadero y arquitecto Manolo Espinosa Armillita, que llevan una estrecha relación de amistad con los Medina Ibarra y que además han sido importantes guías en el desarrollo de la ganadería que llevan. Aparte, el quinto de la tarde lo brindó el trianero Claudio Estrada al gran torero linarense Humberto Moro y el sexto, el salmantino Juan Andrés González lo dedicó al matador Manolo Espinosa Armillita.

El novillo indultado en la Plaza México
(Foto cortesía burladerodos.com)
A partir de esta fecha, se inició el despegue de una ganadería que se ha caracterizado por presentar al toro con edad y sin adulteraciones, lo que le ha obtenido diversos galardones, como el premio al mejor toro en la Corrida Concurso de Jesús María del 27 de julio de 2005, otorgado al toro Muchachón; el premio Hidrocálido – Domecq al mejor encierro de la Feria de San Marcos del año 2008 y en el mismo 2008, el día 6 de julio, es indultado en la Plaza México el novillo Gordo, número 170, quinto de la tarde, en tanto que su presunto matador Sergio Lejarza, se retiró entre división de opiniones.

Esta es una breve reseña de algunos logros de una ganadería de Aguascalientes, que en el breve paso que lleva por los ruedos mexicanos, ha dejado ya una huella importante del paso que ha marcado en el campo bravo mexicano.

martes, 28 de abril de 2009

Nuestra Feria en tiempos… de influenza

Ha concluido de manera abrupta y por ende inesperada la edición 2009 de la Feria Nacional de San Marcos. La cuasi pandemia de lo que coloquialmente se conoce como la Influenza Porcina ha aconsejado que nos pongamos a buen recaudo y que todos los lugares que funcionan a partir de la concentración de grandes grupos de personas – las plazas de toros incluidas – cierren sus puertas hasta una ocasión mejor.

Bajo esa lamentable circunstancia, en esta oportunidad, la Feria de San Marcos terminó con la apariencia de las que se daban entre la mitad y el último cuarto del pasado siglo. Tres festejos, dos corridas y una novillada. En aquellos días, era lo que había, hoy, nada más lo que pudo ser, quedándose en el caldero la parte más nutrida del serial, en la que participarían El Juli, Sebastián Castella y los jóvenes mexicanos Joselito Adame y Octavio García El Payo, como los principales atractivos de ese tramo del cartel ferial.

De acuerdo con declaraciones del Gerente de la Empresa, el matador de toros retirado Ricardo Sánchez, se calculaban entradas que rozaban el lleno para los días 30 de abril y 1, 2 y 3 de mayo. Me consta por otra parte, que para la corrida del día 2, ya no había entradas ni para remedio, como decía mi padre. Estas buenas entradas, sumadas al lleno de no hay billetes del día 25 de abril, redundaría seguramente en un éxito económico para los organizadores de la Feria, que al final de cuentas, verían que más de la mitad de los festejos mayores que ellos propusieron – la corrida de la Oreja de Oro la ofrece la Asociación Sindical de Matadores – tuvieron entradas calificables de extraordinarias, lo que no sucedía en muchos años.

En los festejos ocurridos, habrá que destacar por una parte la entrega y el valor del torero local Fabián Barba, que venía jugándose el futuro a una sola carta no obstante su interesante actuación del año anterior. Le correspondieron dos toros con diferente tipo de complicaciones – de esas que dan la edad y la casta – de la muy bien presentada corrida de Medina Ibarra, en el festejo del día 24 de abril. Evidenció que ha visto poca acción, pero suplió las deficiencias que la falta de sitio ocasiona poniendo el corazón por delante y cortando dos muy merecidas orejas en una tarde en la que Rafael Ortega poco expuso a pesar de la voltereta que se llevó; Antonio Barrera estuvo anodino – como casi siempre que está por aquí – y Juan Antonio Adame vio descender su cotización de una manera estrepitosa.

El día del Santo Patrono algunos pronósticos se cumplieron. En efecto, José Tomás y Arturo Macías fueron los que se quedaron con la atención de la afición que se congregó en la Monumental Aguascalientes y los que escribieron las páginas más memorables de la historia de esa tarde. El numerito de la sesión, quedó a cargo de los ocupantes del palco de la Autoridad, que una vez más exhibieron que en eso de medir, existen cuando menos dos varas.

La faena de José Tomás fue una de las importantes que se han realizado en el ruedo de nuestra plaza, mal culminada, con un pinchazo en lo alto y una estocada trasera y tendida. Al final, se obsequió la petición mayoritaria y se le concedió la oreja.

Arturo Macías evidenció asentamiento, un avance que sin duda le lleva por el camino de consolidarse como uno de los toreros que pueden llevar con orgullo el pabellón mexicano en cuanta plaza se presente. Su faena tuvo momentos de mucha plasticidad y de toreo suave, acariciador, pero también, hay que reconocerlo, por instantes, recordó el torbellino que era y que le llevó a los primeros triunfos. Eso sí, sin que disminuyera la algarabía en los tendidos en momento alguno. A la hora de oficiar con la tizona, primero un pinchazo y después un espadazo atravesado que hace guardia y que habilidosamente extraen las infanterías. Don Manuel Ramírez de la Torre, Juez de Plaza – Presidente – de inmediato obsequia la petición popular con dos orejas, las que recibió entre algunas protestas el paisano.

Las circunstancias del remate de las faenas fue similar, un pinchazo seguido de una estocada defectuosa. ¿Cuál era el motivo de premiar de manera distinta? Una segunda oreja chauvinista en lugar de valorar un gran triunfo, pone en entredicho el real valor de la actuación de un torero. Y pensar que el Alcalde nombró solamente a un Juez de Plaza para evitar esas divergencias de criterio. ¿Se imaginan lo que sucedería si ocuparan el palco varios en los distintos festejos? ¡Guárdenos Dios!

En esta misma tarde actuó Zotoluco, que tuvo que ir a revientacalderas en el cuarto. Cortó una meritoria oreja en una tarde en la que se observó en los tendidos la urgencia de que terminara con su actuación para que dejara el ruedo libre a José Tomás y a Arturo Macías. Tiene sus inconvenientes el acartelarse con determinados toreros, porque a la hora de la verdad, no se valora en justicia lo que se hace frente a los toros, sobre todo, cuando andan bajos de raza.

La novillada del día 19 fue una prueba para los jóvenes que la enfrentaron. Al final, el mayor rodaje de Fernando Labastida fue lo que le permitió salir avante, Jorge Adame exhibió que tiene idea pero que le falta rodaje y el caleño Fernando Alzate volvió a mostrar su indómito valor, pero también confirmó que, de acuerdo con lo que le vimos el año pasado, ha retrocedido algo en cuanto a su hacer delante de los toros.

En cuanto a los tres encierros jugados – dos corridas y una novillada – habrá que señalar que los toros de Medina Ibarra tenían cuajo, fueron bravos para los montados y que sacaron las complicaciones que son propias del toro bravo que lo es por su edad. El quinto de esa corrida, segundo del lote de Rafael Ortega, era un toro para salir con un gran triunfo de la plaza, pero su matador prefirió instrumentar un trasteo de cara a la galería y en esa tesitura, hasta una voltereta sacó, lo que le impulsó a cambiar el planteamiento y a salir del paso con brevedad. Solamente Fabián Barba aprovechó dentro de sus capacidades el lote que le correspondió.

La corrida de los Herederos de Teófilo Gómez hizo buenas las previsiones que sobre ella se plantearon. Muy justa de presencia, muy escasa de raza y aunque se concedió el arrastre lento a un torito de esos de entra y sal, a falta de ese ejemplar y de la entrega de José Tomás y Arturo Macías, se pudieron cargar la tarde. Desde antes del festejo muchos nos preguntábamos por la fijación del de Galapagar por esos ganados, pues el año pasado, en la misma fecha, salió con lo mismo. Después, en un programa de radio, el matador retirado Ricardo Sánchez dio algo de luz sobre el asunto cuando dijo que en muchos casos, no es la Empresa la que adquiere los toros, sino que son los toreros los que se los revenden. ¿Será este uno de esos casos? Sobre este particular recomiendo ver esta interesante entrevista, realizada al ganadero mexicano José Marrón, en su calidad de Presidente de la Asociación Nacional de Criadores de Toros de Lidia.

La novillada de Malpaso sacó complicaciones, pero los novilleros están en una etapa de aprendizaje y en esa etapa es donde se tienen que adquirir las habilidades necesarias para dar a cada toro la lidia que requiere. En la carrera de un torero habrá más de un toro que le pida a su presunto matador el carnet y la única manera de aprender a resolver las interrogantes que estos plantearán, es delante de los que vayan saliendo. Seguramente que en esta tarde los interesados habrán obtenido ideas que en lo futuro les serán de gran utilidad.

En cuanto a la autoridad, aparte de lo ya indicado arriba, habrá que señalar que sin justificación, ordenaron el retiro de los montículos de arena que se colocaban delante de cada uno de los burladeros y que constituían un obstáculo visual para evitar que los toros se estrellaran en ellos. Eso tuvo su precio. El tercer toro del día 25 de abril se estrelló de salida y cayó fulminado allí mismo. Quizás no se vean muy estéticos esos cúmulos de arena, pero en verdad que en los casi treinta y cuatro años de existencia de la plaza, esta es la primera vez que esto sucede. Ojalá enmienden para futuros festejos.

Ya no resta más que esperar para el mes de noviembre, cuando se dé el Festival de Calaveras, en el que ya se habla de que en lugar de la solitaria corrida que se acostumbra, quizás se ofrezca una mini – feria de tres o cuatro festejos. Ya veremos…

sábado, 18 de abril de 2009

Hoy comienza la Feria de San Marcos


Dentro de unas horas se inician los actos protocolarios que darán inicio formal a la Feria Nacional de San Marcos en su edición número 181, correspondiente al año 2009.

En su aspecto taurino inicia mañana, domingo 19 de abril con una novillada en la ante un encierro de Malpaso, de origen Llaguno (San Mateo vía Torrecilla Valparaíso), actuarán el potosino Fernando Labastida, el local Jorge Adame y el colombiano Fernando Alzate, quienes obtuvieron el derecho a ello en la temporada celebrada en la Plaza San Marcos entre febrero y el principio de este mismo mes.

El grueso de la feria se concentrará entre los días 30 de abril y 5 de mayo, fechas en las que se darán 6 de los 11 festejos programados para el serial y en los que además, se concentra la presencia de los toreros ultramarinos como El Juli, Antonio Barrera y Sebastián Castella y los mexicanos que vienen del otro lado del mar, como Joselito Adame y El Payo.

Solo queda esperar que los encierros anunciados, algunos de procedencias que reiteradamente incurren en presentarse con ganado falto de trapío y falto de edad (Fernando de la Mora) o que es de reiterado mal juego por su manifiesto descastamiento o debilidad (Carranco, Bernaldo de Quirós, Herederos de Teófilo Gómez), aunque se espera también que los de Medina Ibarra y Corlomé, este último mayoritariamente de encaste Parladé – Campos Varela, representen la diferencia en cuanto al juego de los toros.

Ya habíamos comentado que los carteles poco auguran en el papel. Esperemos que en los hechos, ofrezcan una realidad diferente.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Aldeanos