domingo, 5 de mayo de 2013

Tal día como hoy: 1996. El arrollador triunfo de José Luis Bote


Durante los años noventa era casi mandatorio que dentro de nuestra Feria de Abril se incluyera una corrida en la que, patrocinando una firma tabacalera, se presentara Eloy Cavazos, generalmente dando cierre a la serie de festejos. Era un tiempo en el que había decidido dosificar sus actuaciones, así que solamente se presentaba esa tarde en el año y garantizaba a la empresa organizadora y a sus patrocinadores, un lleno absoluto en los tendidos.

Otra característica que tenían esas corridas, era que Eloy Cavazos llevaba consigo en el cartel a algún diestro que, con pocos contratos, decía que quería ayudar – aunque la realidad es que esperaba que no le apretara – y además generalizó la costumbre de poner por delante a un rejoneador que abriera el festejo y así de esa manera, no tener él que lidiar el primer toro de la tarde. En esta oportunidad, Cavazos no venía con el numerito del caballito y el diestro ayudado era el madrileño José Luis Bote, quien después de sufrir serios percances en Madrid, intentaba relanzar su carrera en los ruedos. Completó la tercia Alejandro Silveti, para enfrentar toros de José Garfias.

En la fiesta las cosas tienden a producirse de una manera diferente a la que está proyectada. Quizás la inclusión de Bote en el cartel tenía la intención de ayudarle a empezar a recuperar el sitio perdido, pero nunca nadie se imaginó lo que sucedería ese 5 de mayo de 1996 y las consecuencias que traería. 

La crónica del festejo la escribió don Juan Esparza Rodríguez, encargado ya para esas fechas de la sección taurina de El Sol del Centro y en su día, narró lo que sigue:

José Luis Bote, 2 rabos en la corrida de clausura. José Luis Bote, 2 rabos al presentarse en Aguascalientes. En aquellos viejos tiempos cuando las corridas de la verbena abrileña eran ofrecidas al público en la hoy centenaria Plaza San Marcos, hubo toreros españoles que en la tarde de su presentación llegaron a triunfar ruidosamente, los viejos aficionados recordarán sin duda aquella tarde en la que Luis Miguel, en mano a mano con el aguascalentense Alfonso Ramírez “Calesero” los enloqueció, fue un 25 de abril de 1956, en que se jugó un encierro de Ramiro González... Si el lugar se le debe dar al triunfador de la última corrida del serial de la verbena abrileña, por delante debe ir la actuación del español José Luis Bote, quien con “Curtidor” prendió el entusiasmo al torear por verónicas, ya con la muleta, estatuarios, bien estuvo con la mano diestra en las cuatro tandas que armó, pero cada una de ellas rematadas con gallardía, con alta clase, sus muletazos de cabeza a rabo llevaban el sello de José Luis Bote y claro que también el muletazo de pecho; agregó cuatro ceñidas manoletinas y como dejó estocada mortal por necesidad, llegó el premio, ahora sí que mayor, mismo que mucha falta le hacía a la historia del serial del año 1996 y que Usía no lo pensó dos veces, para pronto despachar la orden de que a las manos del español fueran entregadas las orejas y el rabo... Salió “Remolón” y al atacar al de aúpa se despitorró desde la cepa, por lo que hubo necesidad de regresarlo y vino “Andariego”, un cárdeno de Arroyo Zarco con el que Bote nada ofreció con la capa, pero tras de doblones de mando, rompió el burel y el torero español armó su faena con la mano diestra, tandas cortitas, pero eso sí, gallardamente rematadas; por allí regaló una tanda de cuatro naturales buenos, mucho mejor el de pecho; la estocada y salieron como tapón de sidra las orejas y el rabo... Cabe señalar que a hombros, los capitalistas no nada más le dieron la vuelta a Bote, sino que en esa forma se lo llevaron por el pasillo que da hacia la puerta de salida...

José Luis Bote vistió en esta corrida el terno blanco y oro que llevaba la tarde del 17 de mayo de 1992 en Madrid, cuando un toro de Alonso Moreno de la Cova le causó una serie de lesiones que hicieron pensar su fin en los ruedos. El triunfo obtenido le abrió las puertas de las plazas de México y le facilitó el retorno a Las Ventas de Madrid, donde tuvo ocasión de demostrar que no estaba liquidado como torero.

El festejo de hoy: Ganado de Campo Real para Eulalio López Zotoluco, Sebastián Castella y Arturo Macías.

1 comentario:

  1. Xavier:
    El Bote era vecino de mi barrio, igual que Yiyo, de quien era muy amigo y fiel admirador. Recuerdo verle por aquí, lo mismo si llovía, nevaba o achicharraba el sol, montando en bicicleta, haciendo ejercicio para recuperarse. Parecía un Ecce Homo. Pero él quería volver a torear. Aquí lo hizo, recuerdo que estuvo decoroso, pero el avión no acababa de despegar y tuvo que apartarse: Ahora está en la Escuela de Madrid, enseñando a los niños a torear con ventajas, sin enseñarles a ser toreros, sólo a ganar dinero. Vivir para ver.
    Un saludo

    ResponderEliminar

Aquí no se compra ni se vende nada; tampoco se publicita a quienes lo hacen, y mucho menos se admiten insultos o denuestos a la fiesta o a las personas. Si tu intención es hacer cualquiera de esas cosas, como decimos aquí en México, «vete con tu música a otra parte...», porque aquí, ni eres bienvenido, ni será publicado tu comentario. Lo mismo aplica si el tema que presentas, no es relacionado con la fiesta.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Aldeanos