Mostrando entradas con la etiqueta Guillermo González. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Guillermo González. Mostrar todas las entradas

domingo, 17 de agosto de 2014

15 de agosto de 2004: José María Luévano confirma su alternativa en Las Ventas

A principios de la década de los noventa del pasado siglo, cuando Guillermo González Martínez institucionalizó la enseñanza del toreo en la plaza de toros San Marcos, uno de los primeros alumnos que llamó la atención fue un muchachito moreno y de mirar taciturno que al decir de Rubén Salazar, el que fuera el primer instructor de esa escuela, tendía a realizar el toreo a la verónica con una singular hondura, encajando la barbilla en el pecho y bajando mucho las manos. Se llamaba José María Luévano y pronto sus aptitudes trascendieron al conocimiento de la afición de Aguascalientes, que tuvo oportunidad de corroborar lo que se decía de él, viéndole ante los becerros.

José María se presentó como novillero con picadores el 7 de octubre de 1990 en la misma plaza que fue su centro de formación, alternando con Ricardo Márquez, César Alfonso El Calesa, Alejandro de Anda, Juan Carlos Sánchez y Alberto Ortiz y el novillo de Los Arce que le correspondió apenas le dejó mostrar sus aptitudes esa tarde, sin embargo, le valió para ir sumando festejos y adquirir el rodaje necesario para poder avanzar en la carrera que había elegido.

Guillermo González Martínez hizo lo que hoy los economistas llaman una alianza estratégica con Manolo Martínez y una compañía cervecera y organizan un certamen novilleril, por lo que comienzan a programar novilladas en distintas plazas de la República, lo que logra que en nuestra plaza San Marcos, por ejemplo, se dieran hasta treinta novilladas en alguno de sus ciclos, cosa pocas veces vista aquí.

En esos certámenes, surgieron toreros como José María, Fernando Ochoa, los Cuates Espinosa, Arturo Manzur, César Alfonso El Calesa o Alfredo Ríos El Conde, entre los que ahora me vienen a la mente y tuvieron la ocasión de compartir tentaderos y carteles con toreros venidos del otro lado del mar, pues José Tomás, Sergio Aguilar y Sebastián CastellaFinito de Córdoba estuvo en el grupo que participaba en los tentaderos – en algún momento o integraron carteles con ellos o estuvieron en los tentaderos de las ganaderías de Manolo Martínez, El Colmenar o San Martín aprendiendo juntos.

José María Luévano se presentó en la Plaza México el 16 de agosto de 1992, llevando de compañeros de terna a Arturo Manzur y El Conde, siendo el encierro de Manolo Martínez. Fue la primera de una docena de festejos menores en los que actuó en la plaza más grande del mundo, entre los que destacan el del 26 de septiembre de 1993, cuando corta una oreja a uno de los novillos de Teófilo Gómez que le tocaron en suerte, o el del 9 de octubre de 1994, en el que cortó dos orejas a Pintadito de De Santiago. También pagó allí su cuota de sangre, pues el 16 de octubre de 1994, Azteca de Xajay le envió a la enfermería
.
Recibió la alternativa en León, Guanajuato el 20 de enero de 1995, apadrinándole Miguel Espinosa Armillita y atestiguando la ceremonia Manolo Mejía. El toro de la cesión se llamó Don Juan y fue de la ganadería de Begoña. Esta alternativa la confirmó en la Plaza México el 14 de enero de 1996, volviendo a fungir de padrino Armillita y siendo testigo Enrique Ponce. El toro de la ceremonia se llamó Payaso y fue de Carranco. Sobre su actuación esa tarde, escribió Enrique Guarner:
Puede afirmarse que ya podemos sustituir a nuestras petrificadas figuras, puesto que existen tres jóvenes que van a llegar lejos. Ellos son: Federico Pizarro, Rafael Ortega y José María Luévano. La actuación de este último ayer fue excelente, tanto de capa como de muleta. Es una lástima que sea tan inexperto en el descabello, pero esto último puede aprenderse… El que abrió plaza se llamaba "Payaso" de Carranco y había nacido en junio del año 2000 A.C. El de Aguascalientes lo recibió con magníficas verónicas y recorte. Con la muleta caminó bien con el novillo y ejecutó varias series en redondo con temple y calidad. Desafortunadamente al final tendió a descargar la suerte, pero su toreo fue limpio y bien instrumentado. Mató de estocada en lo alto, algo trasera que requirió del descabello con el que falló hasta en 13 ocasiones escuchando dos avisos. No obstante, fue aplaudido en el tercio...
La carrera de José María empezó a ascender. Toreaba en las principales ferias y en los mejores carteles de la temporada en la Plaza México. El 26 de enero de 2003 cortó 3 orejas a los toros de Bernaldo de Quirós que lidió esa tarde. Sobre su actuación, Lumbrera Chico escribió:
Dueño de su oficio, pleno de valor, Luévano cortó las dos orejas de Comodín, tercero de la tarde, negro bragado de 488, al que embarcó en largas tandas derechistas retrasando la franela y tragando leña con emotividad, para despacharlo de un estoconazo y hacerlo rodar sin puntilla al cabo de una prolongada agonía… Mucho más interesante fue la faena que logró imponerle a Algodonero, de 485, penúltimo del festejo, también negro bragado y con imponente aunque fea cornamenta, un bicho que salió buscando descaradamente la manera de huir, pero que, luego de recibir siete puyas, de Julio Sánchez, quedó en calidad de piltrafa. Luévano lo metió en la muleta con una serie de doblones suaves y le cuajó cuatro excelentes tandas por la derecha muy bien ligadas tirando del animal con gran solvencia. Para su desdoro, pensando quizá en las dos orejas que ya tenía en la espuerta, José María no quiso verlo por el izquierdo, no obstante que por ese lado el rumiante embestía con mayor claridad y fuerza cuando lo remataba con el pase de pecho… Muy afilado con el estoque, volvió a ejecutar el volapié con brillantez y el juez Balderas le concedió otra orejita, que no borró la sensación de que, si hubiera invertido más riesgo y esfuerzo al intentar el toreo con la zurda, habría obtenido resultados mucho más espectaculares… 
Su actuación en esta tarde le valió para entrar al cartel del 5 de febrero siguiente con Enrique Ponce, Zotoluco y El Juli para lidiar toros de Teófilo Gómez y Reyes Huerta. Su actuación se saldó con el corte de dos orejas y la visión de Leonardo Páez acerca de ella es la siguiente:
En el festejo del 57 aniversario de la monumental Plaza México volvió a prevalecer el triunfalismo pueblerino y la apoteosis emergente que caracterizan a la empresa, brillando en todo su esplendor la principal aportación de aquélla al espectáculo: megacorridas con cuatro toreros, ocho toros de lidia ordinaria, dos más de regalo, la despedida de un picador y cuatro horas 40 minutos de infructuosos intentos por emocionar... sin toros bravos… José María Luévano lanceó muy bien a Suspiro, de Reyes Huerta, y realizó la faena más sentida y honda de la tarde frente a un astado pasador más que bravo. Como se entregara en la estocada, Balderas, quien ya había devaluado la concesión de premios con Ponce, debió soltar las segundas dos orejas que Chema paseó orgulloso por el redondel… Con su segundo, sosote, el de Aguascalientes se plantó seguro y realizó un meritorio trasteo por ambos lados, empañado, raro en él, con la espada…
El 1 de febrero de 2004, volvió a salir de la plaza más grande del mundo con trofeos en la mano, gracias a una actuación riñonuda y no desprovista de clase, según lo cuenta de nuevo Leonardo Páez:
También en su tercera corrida en el serial, el diestro de Aguascalientes se las vio primero con Buen trato, con 481 kilos, negro entrepelado bragado y bizco del pitón derecho, que no obstante su debilidad de manos sufrió un bombeo inmisericorde en la única vara que tomó… A la sosería del astado hubo de añadirse un fuerte viento, por lo que Luévano tragó en dramáticos muletazos por ambos lados, sin lucimiento pero de gran mérito. Como se entregara en el volapié, incluso de efectos más rápidos que el de Caballero, dio una justificada vuelta al ruedo… Como consecuencia de que en el callejón de la México había, además de embarnecidos apoderados, ganaderos, actores, hoteleros y locutores, Luévano, al querer brindarle a uno de los empresarios de Madrid se equivocó de persona… Diácono, con 534 kilogramos, fue sin embargo el más claro y pasador del desafortunado encierro, lo que permitió a José María consentir al mansurrón en tandas de derechazos con sentimiento y hondura, muy bien rematadas. Cuando buscó la igualada prestó oídos a ciertos villamelones e intentó algunos naturales sin lucimiento. En el primer viaje pinchó y fue trompicado, para enseguida dejar tres cuartos de acero que bastaron, llevándose merecida oreja...
Cerró esa campaña 2002 – 2003 en la Plaza México el 22 de febrero, llevándose a casa la Oreja de Oro que disputó con Rodrigo Santos, Armillita, Jorge Gutiérrez, Zotoluco, Rafael Ortega, Ignacio Garibay y Fermín Spínola, en la lidia de toros de varias ganaderías.

Embalado en esa cadena de triunfos, se anunció la confirmación de José María Luévano en Madrid para el 15 de agosto de 2004. Su padrino sería Fernando Cepeda y atestiguaría el acto el albaceteño Sergio Martínez y el encierro anunciado sería de Antonio San Román. Al final, el toro primero de la corrida fue devuelto por inválido y sustituido por Ribereño de El Pizarral, que es el que pasa a la historia y a la estadística como el que sirvió para que José María actuara por primera vez como matador de toros en Madrid y en España. Sobre esta tarde escribió Rosario Pérez:
Confirmaba la alternativa José María Luévano, triunfador de la pasada temporada grande en México. El precioso castaño que abrió plaza fue sustituido por un sobrero de El Pizarral bronco y con cierto sentido. El de Aguascalientes lo intentó; sin embargo, por momentos se vio desbordado por su enemigo, al que había que dejar siempre el trapo bien puesto. Saludó con destacados lances al ensabanado quinto. Arrancó con brillantez sobre la derecha, pero el valeroso trasteo decayó…
Su parecido físico con Fernando de los Reyes El Callao, torero de su misma cuerda, consentido de la afición de la Plaza México, despertó viejos sentimientos dormidos que le permitieron gozar por algún tiempo, del favor de la plaza más grande del mundo, pues tras de su confirmación madrileña entró en un bache del que luchaba por salir cuando el toro de la carretera se interpuso en su empeño.

José María Luévano falleció el 24 de enero de 2011 en un accidente de tráfico en las cercanías de San Juan del Río, Querétaro, donde residía con su familia.

domingo, 6 de febrero de 2011

La Feria de San Marcos y su actual estructura a 40 años vista, I

6 de febrero de 1971: Se inaugura el alumbrado de la Plaza de Toros San Marcos. Curro Rivera mata 6 de Santo Domingo en solitario.

De acuerdo con la versión de don Jesús Gómez Medina, es en junio del año de 1969 que terminó una época en el manejo de los asuntos de la fiesta en Aguascalientes. Don Jesús Ramírez Alonso, después de casi medio siglo, dejó la empresa de la Plaza de Toros San Marcos, para dar paso a la gestión de don Guillermo González Muñoz, quien sería el organizador de los festejos taurinos en nuestra ciudad hasta el año de 1983.

Guillermo González adquiriría la propiedad de la plaza de San Marcos en el año de 1970, de la familia Madrazo Solórzano – en ese tiempo también titulares de la ganadería de La Punta –, según documentos archivados en el Registro de la Propiedad y acometería una serie de reformas a la misma, la primera de ellas, la introducción de un sistema de alumbrado que permitiría la celebración de festejos nocturnos en su ruedo, en previsión de la introducción de una nueva manera de presentar la arista taurina de la Feria de Abril, mejorando la calidad y la cantidad de los festejos que la componían.

Los prolegómenos del festejo

La idea de presenciar una corrida de toros por la noche causó expectación en la afición local y generó curiosidad dado que era en buena medida un espectáculo inusitado en Aguascalientes. Un par de días antes del evento, Everardo Brand Partida, en ese tiempo encargado de la información taurina del diario El Sol del Centro, proporcionaba la siguiente información:


…Es muy grande el interés que ha despertado en la afición no solo de Aguascalientes, sino de varias Entidades circunvecinas e incluso de la misma Capital de la República, la corrida del próximo sábado por la noche en el Coso San Marcos... Ese interés, es oportuno señalarlo, se ha reflejado en la gran demanda que han tenido los boletos de admisión, especialmente del tendido cálido, que en esta ocasión brindará, salvo la distinción, las mismas comodidades que el de sombra. Se trata de una corrida nocturna... es oportuno señalarlo, que después de 25 años volveremos a presenciar una corrida nocturna, en una plaza a la que se le ha introducido un extraordinario sistema de alumbrado… Las pruebas al respecto se verificaron recientemente, y con bastante éxito, ya que se apreció una perfecta visibilidad en el Coso, desde cualesquiera ángulo... Todo en sí, nos hace suponer que el sábado presenciaremos el acontecimiento taurino de la temporada. La inauguración del alumbrado, la lidia por vez primera en el Coso San Marcos de una corrida de Santo Domingo, y la actuación del chaval del ex – diestro Fermín Rivera, “Currito”, quien se las verá ahora, ante seis toros...
Como se desprende de la transcripción, se hacía notar el interés de la afición por el festejo, la facilidad con la que se adquirieron las localidades del tendido de sol, que con precios más económicos, de noche, tenían las mismas ventajas que el de sombra y las excelencias del alumbrado. Asistí a ese festejo y sí recuerdo que efectivamente, el tendido cálido estaba lleno, en tanto que el de sombra tenía grandes huecos en sus localidades. También hay la mención a otro festejo en la noche de un cuarto de siglo antes, pero como veremos después, el mismo se dio, pero no tanto tiempo antes y el alumbrado utilizado en aquella oportunidad, antes de la instalación del que en esta ocasión se inauguraba, fue retirado por completo, según alcanzo a recordar.

El día de la corrida

La ceremonia protocolaria de inauguración del alumbrado ocurrió a las 5 de la tarde del 6 de febrero de 1971. Acudieron el Gobernador del Estado, el Alcalde y lo bendijo el padre Roberto González Padilla, originario de esta tierra y en esas fechas, Capellán de la Plaza México. Entre otras prendas, don Roberto era también un notable aficionado práctico. También asistieron al acto, algunos de los diestros que residían en esta ciudad, como Rafael Rodríguez, Humberto Moro, Alfonso Ramírez Calesero y el mismo Fermín Rivera que acompañaba a su hijo Curro entre otros.

No obstante lo que se pregonaba en las informaciones previas a la corrida, el encierro de Santo Domingo no fue lo que se esperaba. La información publicada en El Sol del Centro del día del festejo dice lo siguiente:

…BONITO, PERO MUY CHICO, EL ENCIERRO DE SANTO DOMINGO; NÚMEROS Y NOMBRES. – Como lo imaginábamos, desde que tuvimos conocimiento de esta corrida y la procedencia del ganado, el encierro de “Santo Domingo”, ganadería que hoy debuta en Aguascalientes, es precioso, muy fino, bastante cómodo de cabeza, muy pareja, empero... muy chico. Si acaso, el toro más pesado, dará en la romana 360 kilos... Esto dio margen a la intervención de las autoridades locales, quienes estarán precisamente en el Palco de la Autoridad esta noche, haciendo un llamado de atención a la empresa, ya que de acuerdo con el Reglamento Taurino en vigor, los toros no dan el peso. Ayer por la mañana, en los mismos corrales de la plaza se suscitó una polémica de uno de los inspectores de espectáculos, quien finalmente accedió a que se lidiara el encierro... Por primera vez una ganadería envió dos toros de reserva. Olvidándonos un poco del tamaño y peso de los astados, recalcamos que el encierro es muy bonito y consideramos que trae una excelente, extraordinaria nota de tienta, lo que dará margen para el lucimiento, para el triunfo de "Currito" Rivera, único espada en el cartel… Los toros que se lidiarán esta noche son: “Campasolo”, marcado con el número 4; “Marquesito”, número 11; “Tunero”, número 215; “Guantero”, número 196; “Faisán”, número 194; “Tunero”, número 221, y los dos de reserva “Peluquero”, número 128 y “Potosino”, número 233, éste un precioso cárdeno, que repetimos, trae una muy buena nota de tienta…
Como podemos ver, el festejo, antes de iniciar, ya suscitaba polémica, pues habiendo razón suficiente para suspenderlo, el mismo se echó para adelante. Sin embargo, su presunto matador no parecía preocuparse por esas pequeñeces, según se desprende de una entrevista que le realizó Everardo Brand minutos antes de la corrida, en el hotel en el que se vestía de torero:

...“Me siento muy bien”, dijo en tono un tanto suave, evitando hacer movimientos en tanto le colocaban la “coleta”, “y pueden afirmar que les cortaré las orejas” agregó “Currito” en tono seguro y determinante... “Sé que los toros están preciosos, y que vienen de ‘Santo Domingo’, es una extraordinaria ganadería, de primera – enfatizó – y siempre salgo muy a gusto con ese ganado”… “Con esta será la cuarta corrida que mato de Santo Domingo, y confío plenamente en el éxito”...
La corrida

Corrida de expectación, corrida de decepción, dice el adagio, y para no dejarlo hueco, se cumplió. Recuerdo que la gente se comenzó a meter con Curro a partir del tercero de la noche y al final salió abroncado, tanto por lo insignificante del encierro, como por lo que le hacía a lo que le salió por la puerta de toriles. Al final, hasta por lo estrambótico del terno que sacó – rosa mexicano y plata – le tocó un rapapolvo. Tal parecía que se cuidaba para mejor cumplir en San Luis Potosí, donde junto con Manolo Martínez era base de una feria de tres festejos en la que también participaba Paquirri. Esa noche fue el principio de una relación de amor – odio entre la afición de Aguascalientes y Curro Rivera.

La relación de Everardo Brand Partida en El Sol del Centro, destaca lo siguiente:

La otra faceta de “Currito”. La apatía. – Tras de desorejar al cuarto de la noche, fue despedido a cojinazos; inaugurando el alumbrado. – Francisco “Curro” Rivera nos mostró, anoche, el reverso de la medalla... su otra faceta, la apatía. Su primera “encerrona” de la que fue escenario el Coso San Marcos y testigo la afición hidrocálida, fracasó rotundamente, y en ese fracaso arrastró a la ganadería debutante en esta plaza, “Santo Domingo”... Sólo de esa forma se explica el triste final que tuvo la corrida nocturna de la que fue único protagonista Francisco Rivera, quien había desorejado a su cuarto enemigo, empero, su abulia y apatía en la lidia de los corridos en primero, segundo, tercero, quinto y sexto lugar, originó la cojiniza que se desató sobre el matador actuante, al doblar “Faisán”, un cárdeno bragado, marcado con el número 194, que cerró plaza... Así demostró el público hidrocálido su indignación por la pobre, desangelada y triste actuación de Curro Rivera...
La actuación de Curro Rivera efectivamente se distinguió por su falta de ajuste, por estar llena de precauciones y sin entrega. Como asegura el cronista de El Sol, no se vio mal en ningún momento, pero tampoco se vio bien, simplemente se vio… apático.

El antecedente inmediato

El día 2 de febrero de 1956, es decir, 15 años antes, no 25, como decía la nota previa al festejo, se ofreció a la afición de Aguascalientes otro festejo nocturno. En aquella oportunidad actuaron ante toros de Heriberto Rodríguez, Luis Procuna, Rafael Rodríguez y se presentaba ante nuestra afición Joselito Huerta. A propósito del encierro a lidiarse, El Sol del Centro de la víspera del festejo, reseñaba lo siguiente:

...amén de lo inusitado que a estas alturas resulta un encierro formado por toros de pelambre castaño, el aficionado pudo apreciar en los de don Heriberto Rodríguez, las características de la casta sanmateína, que tan acertadamente ha conservado el ganadero de Apan. Y pudo apreciar además, que en Apan los barberos están en huelga de brazos caídos, porque ¡vaya que los seis bichos ostentan desarrollada y bien pulida cornamenta!...
Si observamos, la diferencia entre una corrida nocturna y la otra, está bien marcada en cuanto al ganado, pues en esta, los toros resultaron ser uno de los principales atractivos, tanto así, que el reclamo publicitario de la empresa iba en el sentido de invitar a la afición a apreciar el trapío de la corrida en los corrales de la plaza.

Al final, el resultado de este festejo fue exitoso. Rafael Rodríguez cortó la oreja a Cantinero, segundo de la noche y Joselito Huerta desorejó a Cordobés, tercero de la jornada. Luis Procuna estuvo discreto nada más.

40 años después

Les decía que Guillermo González Muñoz preparaba un vuelco en la forma de presentar los toros durante la Feria de San Marcos. La instalación del alumbrado en la Plaza de la calle de la Democracia resultaría ser uno de los ejes sobre los cuales giraría esa gran reforma proyectada. Unos cuantos días después del festejo inaugural, se anunció esa nueva fisonomía de la feria, la que actualmente tiene y que este próximo abril cumplirá 40 años. Con esta, inicio una serie de participaciones acerca de este aniversario, que considero importante para lo que hoy sucede en las cosas de los toros aquí en esta tierra.




 

lunes, 24 de noviembre de 2008

Hoy hace 34 años (y II)

En la segunda corrida de lo que podríamos llamar la feria de la inauguración de la plaza de toros Monumental Aguascalientes, el inolvidable Guillermo Cabezón González confeccionó un cartel de los que después se dio en llamar de banderilleros, en el que actuaron Jesús Solórzano, Antonio Lomelín y Manolo Arruza, para lidiar toros del ingeniero Mariano Ramírez.

El primero de la tarde fue bautizado como Pinocho, seguramente en honor del que fuera subalterno y en ese entonces apoderado de toreros, Manuel González, así apodado, que llevaba gran amistad con el ganadero. El encuentro de Solórzano y Pinocho nos lo recuerda la crónica de don Jesús Gómez Medina, publicada en el diario El Sol del Centro del día 25 de noviembre de aquellas calendas, bajo el título Con el estupendo Pinocho, Solórzano bordó el toreo:

Y en la palestra del nuevo coso se produjo “el milagro de la verónica” como si, al torear de capa, Chucho Solórzano fuese repitiendo el soneto de Xavier Sorondo:

“Los brazos pordioseros, como péndulo doble, arrastran por la arena la comba del percal...”

Un vibrante escalofrío barrió los tendidos, sacudidos por el flamazo de la emoción más noble que pueda depararnos la fiesta brava: La emoción del arte; mientras Solórzano concluía los lances antológicos con un recorte señorial.

¡Admirable conjunción aquella! El toro, prototipo de bravura y buen estilo y el torero, dechado de calidad y de arte. Y si “Pinocho” aportó nuevos lauros a la triunfadora vacada del Ing. Mariano Ramírez, Chucho por su parte, ilustró con nuevas hazañas los blasones de la afamada dinastía moreliana...

A la elegancia, al aplomo y al buen gusto para realizar las suertes añádase la variedad, que no parecía sino que, al torear de muleta, Solórzano tenía por norte el poema de Gerardo Diego “Oda a la Diversidad del Toreo”. En esta forma, en lugar de los trasteos a golpe cantado, asistíamos al gozoso espectáculo de un Solórzano que, sin desviarse de la norma clásica, con los naturales cadenciosos, apretados, de genuina estirpe rondeña; y al lado de los derechazos pausados, ceñidos, la mano baja y la pierna contraria al frente, intercalaba los de trinchera, los firmazos, el afarolado y los molinetes, de los que hubo uno, girando lentamente ante la propia cara del burel, que hubiese firmado Belmonte. Filigranas éstas de la mejor calidad y del gusto más exquisito que, lejos de restarle hondura a la faena – ¡A la gran faena! – le infundieron mayor brillantez a la manera que una rica pedrería embellece una joya forjada con oro de la mejor ley.

A un tiempo, sepultó Chucho todo el acero ligeramente trasero. Rehusábase “Pinocho” a doblar y para conseguirlo, su matador apeló a un recurso de vieja ejecutoria: Extrajo la espada y, corriéndola hasta el cerviguillo, descabelló al segundo intento, a cambio de verse achuchado y sufrir un varetazo. Ovación estruendosa. Las dos orejas y el rabo de “Pinocho”, el nobilísimo ejemplar para cuyos despojos ordenose, con toda justificación, el arrastre lento.

Y con los apéndices y la doble vuelta al ruedo, Chucho Solórzano recibió de nuevo la pleitesía de un público, que una vez más, supo rendirse ante la manifestación de la más noble expresión de la fiesta: La del toreo – arte…

Así pues, con esta actuación del hijo del Rey del Temple, se precisaron dos importantes efemérides de la recién inaugurada plaza Monumental Aguascalientes: las del primer rabo otorgado en su albero y el primer toro premiado con el arrastre lento, el nobilísimo Pinocho del ingeniero Mariano Ramírez.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Aldeanos